Archivo de la categoría: energía y movimiento

Fin de semana con todo para aprender en Iniciativa Creer para Crear: tomamos el té, proyectamos nuetro 2018, hacemos nuestra huerta y sanamos con la rueda medicnal!

Estándar

afichescreerparacrear_61_original(1)afichescreerparacrear_63_original(2)

afichescreerparacrear_64_originalafichescreerparacrear_65_original

Mas información en nuestra página de Facebook:

Iniciativa creer para crear

15940365_1847938905424497_6274872305812637958_n

Anuncios

La economía de caricias — Mauanda*: El Universo

Estándar

La economía de caricias

William Faulkner en su novela “Las Palmeras Salvajes” hizo decir a uno de sus personajes: “Si tuviera que elegir entre el dolor y la nada, elegiría el dolor”. Quizás la sensación de no saberse amado, de no tener nada, de vivir en un vacío emocional, intelectual y sensorial es mucho peor que el dolor que, de alguna manera, nos significa que estamos vivos.
Pocas veces nos paramos a pensar que la vida es un intercambio que se produce a muchísimos niveles, no sólo en lo económico o a través de los procesos de comunicación, sino también mediante los estímulos, los signos de reconocimiento positivos o negativos que recibimos de los demás sea en forma de caricias, miradas, gestos, broncas, gritos o silencios. Todos ellos moldean nuestro paisaje interior y consecuentemente nuestra manera de entendernos, de construir una imagen del mundo y de dar un sentido a la vida.
Hace ya más de veinte años, Claude Steiner, a partir de sus amplias observaciones clínicas en el ejercicio de la psicoterapia junto con el legado que le dejó su maestro Eric Berne, construyó una interesante teoría a la que denominó “la economía de caricias”. Bajo este sugerente concepto, Steiner y muchos otros han investigado los efectos que ejerce sobre el ser humano crecer y vivir en una abundancia o escasez de signos de reconocimiento que, para resumir, llamaremos caricias.
Es obvio que no sólo vivimos de pan, ni tan solo de aire ni de agua. Para sobrevivir, para crecer, necesitamos el afecto, la ternura, la caricia, la mirada, la palabra, el gesto, el contacto del otro. Somos seres sociales por naturaleza. Ya desde la fragilidad de nuestras primeras horas nos manifestamos como la especie que mayor necesidad tiene de que alguien le ampare, le cuide y le dé afecto. Incluso hay quien sostiene que existe una necesidad innata para ese amor, para esa unión. Hoy las evidencias científicas aportadas a lo largo del siglo pasado por los doctores Chapin, Banning, Spitz, Bowlby y muchos otros nos muestran que no solo necesitamos la caricia del otro, sino que sin ellas nos sentimos mal hasta el punto de poder enfermar e incluso morir.
Estos especialistas han demostrado con años de rigurosa investigación que la falta de caricias, entendidas en un sentido amplio, más allá del gesto o del roce de piel con piel, pueden provocar en el recién nacido un retraso en su desarrollo psicológico y una degeneración física tal que le lleve hasta la muerte a pesar de tener el alimento y la higiene que, en teoría, aseguren su supervivencia. El hambre de estímulos tiene tanta influencia en la supervivencia del organismo humano como el hambre de alimentos. Cuando un ser humano no recibe la cantidad mínima adecuada para su supervivencia, entra en un proceso de enfermedad y muere, y esto puede ser válido a cualquier edad.
Hay sin duda una correlación positiva entre la ternura, el cuidado, el afecto y la atención humana con el desarrollo psicológico, emocional, intelectual y físico. Nacemos hombres y mujeres pero devenimos humanos gracias a la caricia, al estímulo amable, a la ternura, a la compasión, a la gratitud, y también gracias al límite necesario que nos pone en contacto con la realidad y que se administra desde la disciplina que busca el bien común.
Leo Buscaglia, en su bello libro “Amor. Ser persona”, afirma: “A pesar de que el niño no conoce ni comprende la dinámica sutil del amor, siente desde muy temprano una gran necesidad de amar y la falta de amor puede afectar a su crecimiento y desarrollo e incluso provocarle la muerte”. También hoy sabemos que la falta de amor es la causa principal de una buena parte de las enfermedades psicológicas que no paran de ir en aumento en Occidente: desde la angustia, pasando por la depresión hasta la neurosis e incluso la psicosis nacen, en mayor o menor medida, de esta carencia. Sin el trato amable no se satisface una necesidad fundamental que nos permite seguir sintiéndonos bien, experimentar la alegría, desarrollarnos: sin amor es más
difícil crecer.
Pero yendo más allá, las ideas que Steiner refleja en su libro “Los Guiones que vivimos” apuntan a direcciones muy interesantes: las caricias son imprescindibles para sobrevivir, concluye este especialista; si no las recibimos, se pone en marcha un mecanismo de supervivencia instintivo que nos lleva a demandarlas –a menudo de manera inconsciente- a cualquier precio. Bajo esta premisa estamos dispuestos incluso a recibir “caricias negativas” antes que no recibir ninguna caricia, o parafraseando de nuevo a Faulkner, preferimos el dolor a la nada, la bofetada a la ignorancia, la pena al vacío, el desprecio a la indiferencia, el grito a la apatía. Es a partir de este mecanismo que se pueden comprender determinados comportamientos humanos que van desde el masoquismo hasta la rebelión gratuita. Por ejemplo, el niño que se rebela reiteradamente y sin motivo “objetivo” aparente quizás lo que hace es buscar con desesperación la atención de unos padres ausentes. Quizás el pequeño, con su comportamiento agresivo, rebelde, transgresor hace una llamada exasperada a la atención de sus padres para que éstos le marquen un límite o aún mejor, para que estén por él de verdad.
El Doctor René Spitz, en los años sesenta, estudió las diferencias en la evolución biológica y psicológica de niños residentes en dos instituciones diferentes de la ciudad de Nueva York. Las dos instituciones diferían en cuanto a la estrategia de acercamiento a los pequeños, el contacto físico y la nutrición. En una de ellas los niños podían ver a diario a una persona, normalmente su madre. En otra, una sola enfermera se hacía cargo de grupos de ocho a diez niños. Spitz concluyó que en el primer grupo se observaba una tendencia continuada al alza en la mejora física, psicológica e intelectual, mientras que en el segundo grupo el descenso en estos indicadores era abrumador.
Pero no solo sufre quien no recibe caricias, sino también quien no las expresa. En una investigación realizada en la Universidad de Stanford dirigida por James Gross, se concluye que suprimir la expresión de las emociones conlleva altos costos psicológicos, sociales y en la salud. A partir de esta investigación, las personas que no suelen manifestar sus emociones son más infelices y se sienten más aisladas. Es más, aparentemente la supresión de la expresión de estas emociones no reduce y hasta puede aumentar la experiencia de emociones negativas, como un disgusto, ansiedad, tristeza y vergüenza. Por este motivo, los individuos que suelen suprimir la expresión de sus sentimientos, generalmente manifiestan más experiencias negativas y menos positivas. Además, la falta de expresión de los sentimientos genera un mayor estrés psicológico, tanto en quien suprime su expresión como en la persona con quien interactúa (en los estudios, éstos mostraron un aumento importante de la presión sanguínea). Por otra parte, la supresión de la expresión de las emociones se asocia a una baja de la inmunidad fisiológica.
Y es que, sin duda, necesitamos de los demás. Hay un intercambio fundamental más allá del económico y que es el principal motor de la vida, un intercambio esencial a partir del cual se construye la esperanza y el sentido de la vida: el intercambio de caricias.
Álex Rovira

William Faulkner en su novela “Las Palmeras Salvajes” hizo decir a uno de sus personajes: “Si tuviera que elegir entre el dolor y la nada, elegiría el dolor”. Quizás la sensación de no saberse amado, de no tener nada, de vivir en un vacío emocional, intelectual y sensorial es mucho peor que el dolor que,…

a través de La economía de caricias — Mauanda*: El Universo

27 Claves para la felicidad — Atrevete y despierta.

Estándar

 

“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.” 
Henry Van Dyke (1852-1933) Escritor estadounidense.
“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias. “
John Locke (1632-1704) Filósofo inglés.

 

 

La vida a veces nos pone en una encrucijada de caminos, y es cuando debemos saber elegir el sendero correcto. Estamos tomando decisiones constantemente: cada día, cada segundo; pero tal vez la elección más importante que debemos hacer todos es: ELEGIR SER FELICES.
Zuzel Amelia
Muchas cosas se han escrito sobre la felicidad, quizás es más compleja de definir que el origen del universo, quizás no es algo que se pueda expresar con palabras. Tal vez se escapa al entendimiento de nuestra mente, o puede que sea algo tan etéreo e inalcanzable que nos parezca que nunca llegamos a atraparla del todo.
La felicidad no consiste solamente en librarse de las depresiones, los problemas, el sufrimiento, sino más bien en tener una sensación de alegría, de paz, de plenitud y de maravillado asombro ante la vida. Muchos decimos que la felicidad son momentos que vienen y van, que son instantes cuando disfrutamos, nos emocionamos, cuando logramos algo que deseábamos intensamente, para mí la felicidad es un estado del ser en que nos sentimos en equilibrio con nuestro yo interior y el mundo que nos rodea. Ser feliz es estar en armonía con nuestra realidad, sentimientos y acciones.
En cualquier caso, creo que he podido llegar a algunas conclusiones personales sobre la felicidad, y he pensado que quizás puedan servirte también a ti para tener una vida más feliz.
En mi primer artículo como invitada en este maravilloso blog de yoga de Naylín, quiero compartir con todos los lectores mis 27 “secretos” o claves para la felicidad, el día de mi 27 cumpleaños :-D, como una forma de celebrar y agradecer todo lo bueno que la vida me ha regalado.

1. AGRADECE TODO LO BUENO QUE HAY EN TU VIDA.

Cada mañana al despertar, antes de permitir que cualquier pensamiento entre en el jardín de mi mente, inspiro y expiro profundamente, estiro los brazos y las piernas en la cama y realizo una oración mental de agradecimiento.
Agradezco por todas las cosas buenas que hay en mi vida. Si estoy atravesando un momento difícil, puede que en un primer instante no recuerde nada bueno por lo que estar agradecida ese día, pero entonces me digo: piensa dos veces. Así empiezan a acudir todas esas bendiciones por las que dar gracias.
Esta fue mi oración de agradecimiento esta mañana, tú debes encontrar la tuya, esa que sale de tu corazón:
Gracias dios mío, gracias universo por este nuevo día, por este nuevo y bello amanecer en el que tengo la oportunidad de ser feliz, de dar y recibir amor, de compartir con mis seres queridos todo lo mejor de mi ser.
Gracias vida porque tengo una familia maravillosa que me brinda su amor incondicional, por tener el privilegio de contar con amigos sinceros que me acompañan en el camino, aunque estén lejos.
Gracias porque hoy soy una persona consciente de mis actos, porque me siento llena de amor para sanar, reparar y expandir a los demás.
Gracias sol por iluminar con tu luz esta hermosa mañana, tu sola presencia en el cielo ya crea en mi corazón una inmensa alegría y gratitud.
Ahora tengo todo lo que necesito.
Hoy es un gran día y soy feliz

 

¿Por qué una oración de agradecimiento?
Pues porque cuando eres agradecido con la vida, ella lo será contigo. Al universo le gustan las personas agradecidas.
Cuando reconoces todo lo bueno que te sucede, te sientes un ser humano muy afortunado, lo que milagrosamente hace que más cosas buenas lleguen a tu vida, por el poder de la intención y la atracción del universo.

 

El que aprecia lo que tiene, es consciente de todos los tesoros que le rodean. De esta manera, cuando vienen tempestades que amenazan con destruir sus cosechas, sabe que en su granero tiene otras grandes reservas de semillas para volver a sembrar.
Comparto contigo esta hermosa canción interpretada por Mercedes Sosa, es un canto a la vida, espero que te guste:

2. EL HÁBITO HACE AL MONJE. INCORPORA HÁBITOS POSITIVOS QUE FORJEN TU FUERZA DE VOLUNTAD Y TU CONSTANCIA.

Mi madre siempre me ha dicho que el hábito hace al monje, que en los pequeños actos cotidianos que incorporamos a nuestras vidas están una de las claves más importantes para la felicidad.
Si incorporamos hábitos positivos que ejerciten nuestra fuerza de voluntad y nuestra constancia, veremos auténticos milagros que nos transformarán.
Hay una serie de hábitos diarios que a mí me ayudan mucho, te los pongo a modo de ejemplo, pero recuerda que tus hábitos son algo personal, y que sólo tú debes elegirlos de acuerdo a lo que creas que puede ayudarte a forjar tu carácter con voluntad, disciplina y constancia:
  • Después de mi oración de agradecimiento, me levanto y a continuación hago la cama y organizo mi habitación. Con esta simple tarea matutina me aseguro de mantener el orden, porque como también dice mi madre, si ordenas tus cosas, ordenas tu vida, y todo fluirá mejor.
  • Me cambio de ropa y me acicalo para lucir guapa. Me visto con colores alegres y armoniosos, tonalidades claras.
  • Abro todas las persianas de la casa para que entre la luz del sol. Es un milagro instantáneo para el buen humor 😀

3. PRACTICA EJERCICIO FÍSICO REGULAR

Y hablando de hábitos. Creo que el hábito más importante que he logrado incorporar a mi vida es el de hacer ejercicio 4 días a la semana.
Estas rutinas de ejercicios me han brindando enormes beneficios físicos, mentales y emocionales.
Desde el punto de vista físico, mi cuerpo se ha fortalecido y tiene más flexibilidad¡¡Me siento llena de energía!!

 

En el ámbito mental, he comprobado que cuando se practica una actividad deportiva, si estás realmente concentrado, todos los pensamientos negativos, preocupaciones etc, desaparecen de tu cabeza en un santiamén.
El yoga al introducirnos en la meditación, nos relaja y acalla el ruido incesante de la mente, ofreciéndonos una grata paz interior.

 

Yoga en Denia con Naylín
Yoga en Denia con Naylín
Desde el punto de vista emocional, el ejercicio físico provoca en mí una liberación de emociones, me siento más libre, más ligera y conectada con mí ser interno.
Mi recomendación es que encuentres tu propia rutina de ejercicios, aquella que se acople mejor con tus gustos, tus necesidades, capacidades físicas y el tiempo que tengas disponible.

4. REALIZA DECRETOS Y AFIRMACIONES POSITIVAS.

Debemos recordar que el pensamiento es creador. Todo lo que creamos comienza primero en nuestra mente, es ahí donde se amasa la materia prima que posteriormente se convertirá en nuestra realidad.
Creo firmemente en el poder del pensamiento positivo y en este sentido, realizar decretos y afirmaciones positivas me ha ayudado enormemente a atraer más felicidad a mi vida.
¿Qué son los decretos y afirmaciones positivas?
Un decreto es una afirmación de un pensamiento positivo que eliges conscientemente para inyectarlo en tu consciencia y así producir los resultados deseados.
Estos decretos debes pronunciarlos con fuerza y con fe. Siempre son afirmaciones en tiempo presente, como si ya tuvieras concedido lo que quieres.
Aquí te dejo algunos ejemplos, anímate a probar, no tienes nada que perder y sí mucho que ganar:
  • Soy el creador de mi vida y mis experiencias
  • El universo me provee todo lo que necesito para alcanzar mis sueños
  • Soy la única que puedo cambiar mi mundo
  • Pienso positivamente y siempre encuentro soluciones
  • Me siento saludable y llena de energía
  • Me amo, por lo tanto, cuido mi cuerpo amorosamente.

5. VISUALIZACIÓN

Hace unos meses atrás, después de atravesar una época difícil de mi vida, mi hermano me recomendó hacer un ejercicio consistente en visualizar en mi mente cómo quería verme en un año y medio partiendo desde aquel día.
Lo que hice fue buscar un entorno agradable y tranquilo, sentarme en silencio y escribir en un documento de Word en mi portátil, lo que yo deseaba para un futuro cercano.
A medida que escribía intenté visualizarme con todos esos deseos realizados. Incluso añadí imágenes que busqué en Internet que reflejaban esos deseos, para así darle más fuerza a la práctica de visualización.
Me visualicé en qué punto quería estar en el plano físico, emocional, profesional y económico, y lo puse todo por escrito, describiendo cada detalle.
Este ejercicio te lo recomiendo especialmente, creo que tiene mucho poder. A lo largo de los meses he ido leyendo una vez a la semana este documento que titulé: Mi cuaderno de sueños.
Y como por arte de magia, poco a poco, he ido notando cambios sorprendentes. No tienes que creer nada de lo que digo, sólo pruébalo y cuéntame 🙂

6. COMPARTE LAS RIQUEZAS DE TU ALMA.

“Todo lo que no se da se pierde” Madre Teresa de Calcuta
Pocas cosas hay más gratificantes en la vida que compartir. Para compartir no tenemos que ser necesariamente ricos, al menos no en el sentido material. Lo mejor que podemos compartir son nuestras riquezas del alma: aquella parte de nosotros hecha de amor y esperanza.
Recordemos que solo el amor sana, disuelve y restaura. Por tanto, compartamos amor, y repartamos también alegría, entusiasmo, respeto, solidaridad, hospitalidad, amabilidad, optimismo y mucha, muchísima comprensión y tolerancia.
No reprimamos en nuestro interior estos tesoros que todos podemos cultivar para compartir con los demás. Seamos generosos, porque todo aquello que demos de bueno al mundo, él nos los retornará multiplicado.

7. RECONOCE Y CELEBRA TUS ÉXITOS

Celebra tus éxitos
Celebrando mis éxitos
Reconocer y celebrar nuestros éxitos es una extraordinaria forma de motivación e impulso, que nos permitirá recargarnos de energía para asumir nuevos retos que abran nuestros horizontes.
Cada vez que logro alguna meta por pequeña que sea, cada vez que algo bueno me sucede, lo primero que hago es agradecer a dios y al universo y luego lo celebro. Celebrar es compartir dejando fluir la alegría en tu interior.
Puedes celebrarlo de mil formas: tal vez saliendo a dar un paseo, preparando una fiesta, regalándote un caprichito, cualquier cosa vale, con tal de que sientas que has reconocido tus méritos y te has permitido celebrarlos.
A ti que me lees te pregunto:
¿Celebras tus éxitos? Me encantaría leer tus comentarios.

8. ¡¡¡BAILA!!!

Soy de Cuba, llevo en la sangre la pasión por el baile. Cuando la música suena, mis pies se van solitos 😉
No importa que creas que no bailas bien o que no tienes sentido del ritmo, no bailes para nadie, baila para ti. Busca una canción que te active, que te ponga en “modo vibrador”, dale “play” y déjate llevar por la música. Libera cada parte de tu cuerpo, sin restricciones.
En mi caso, dos de las mejores horas de mi semana son siempre las que dedico a mis clases de danza del vientre los lunes y miércoles. Por cierto ahora la profesora nos está enseñando danza polinesia, y cuando la bailo me siento como si estuviera en las mismísimas exóticas playas de Hawai 😉
¿Te animas a probar?

9. DEDICA TIEMPO A LOS AMIGOS

“Tiene el leopardo un abrigo
En su monte seco y pardo:
Yo tengo más que el leopardo,
Porque tengo un buen amigo.”
José Martí

 

Quien tiene un amigo tiene un tesoro. Los amigos son esos compañeros del alma que nos acompañan en el camino y alientan cada uno de nuestros pasos.
Los amigos son mensajeros de amor, que nos aceptan como somos, pero también pueden y de hecho deben, ayudarnos a ser mejores, a superar nuestras propias limitaciones.
Todo el tiempo que dediques a los amigos, jamás será un tiempo perdido.
Para las mujeres es algo muy bueno para nuestra salud cultivar la relación con nuestras amigas. Nosotras nos conectamos de una manera que nos facilita proporcionamos sistemas de apoyo que nos ayudan a lidiar con el estrés y las experiencias difíciles de la vida.
Según he leído, desde el punto de vista físico, esta cualidad “tiempo para las amigas” nos ayuda a fabricar más serotonina, que es un neurotransmisor que contribuye a combatir la depresión y puede producir una sensación general de bienestar. Las mujeres compartimos nuestros sentimientos desde nuestra alma con nuestras mejores amigas y, ciertamente, es muy bueno para nuestra salud. El orador dijo que dedicar tiempo con una amiga es tan importante para nuestra salud general como ir al gimnasio.
Así que, cada vez que nos sentamos a charlar con nuestras amigas, celébralo por estar haciendo algo bueno para nuestra salud y felicidad 😀
Aprovecho para compartir contigo esta hermosa canción sobre la amistad de Laura Pausini

10. ENTRA EN CONTACTO CON LA NATURALEZA

La naturaleza es el puente que nos conecta con toda la existencia, la fuerza vibrante que crea el vínculo indisoluble entre todos.
Entrar en contacto con la naturaleza es permitirte sentir ese vínculo en toda su plenitud. Abrir los ojos del corazón y contemplar con la inocencia de un niño la belleza que te rodea.
Puedes hacerlo de muchas formas, por ejemplo abrazando un árbol, andando descalza sobre la arena de la playa o la hierba del campo, permaneciendo en silencio mientras escuchas los sonidos de la vida latiendo a tu alrededor, acariciando un animal o simplemente contemplando con admiración un atardecer, mientras sientes que la belleza del horizonte también se derrama con abundancia en tu corazón. De esta manera podrás ser capaz de ver que todos estamos unidos en el gran milagro de la existencia.
Si no has oído a la naturaleza susurrándote últimamente, ahora es un buen momento para que le des una oportunidad.

11. BUSCA EL SILENCIO Y UN POCO DE SOLEDAD

De la mano del contacto con la naturaleza, viene, sutil y amoroso, el silencio.
Para mí el silencio es un aliado que busco y aprecio. Cuando el silencio entra en mí, me abandono en sus profundidades, y es entonces cuando puedo detectar los sonidos imperceptibles que habitan en él: los latidos de mi corazón, el aire que entra y sale de mis pulmones, la energía vibrante de la vida.
Cuando estoy sola, siento esa soledad como una oportunidad para deleitarme en la búsqueda y el conocimiento de mi propio ser. Un momento para conectar con mi esencia, para relajarme y meditar.
Creo que existe una gran diferencia entre soledad y desolación. Cuando estás desolado significa que sientes la necesidad de alguien más, extrañas a otro, o alguna circunstancia que ya no está presente.
Soledad es sin embargo, la radiante presencia de uno mismo. Es una presencia consciente, enraizada en el ahora, y con esa presencia puedes llenar todo el Universo, no hay necesidad de nadie, ni de nada externo.
Con esta mezcla de soledad y silencio te conocerás mejor y comprenderás que debemos ser capaces de encontrar nuestro camino por nosotros mismos, sin apegos que nos causen sufrimiento.
Además la soledad es un puente abierto hacia la creatividad, puedes aprovechar esos momentos para encontrar tu elemento creativo.

12. VIVE EL AHORA. MOMENTO A MOMENTO

Según el Zen, el pasado ya no existe y el futuro aún no ha llegado, los dos se mueven en direcciones que no existen.
He leído muchos textos interesantes sobre esta filosofía de vivir el presente, ahora recuerdo un libro extraordinario al que he acudido en varias ocasiones de mi vida, que nos hace reflexionar mucho sobre esta idea y que te recomiendo fervientemente: El Poder del Ahora de Eckart Tolle.
Una persona que vive el Ahora, es aquella cuyos pensamientos y acciones se dirigen al momento, aquí y ahora.
La vida es un mar rebosante de posibilidades en el que puedes bucear y recoger hermosos tesoros, solo si abandonas tus cargas del pasado y tus temores sobre el futuro. La clave consiste en permanecer disponible a lo que aparezca en tu camino tal y como viene. Y no te angusties si tropiezas y caes, simplemente vuélvete a levantar, límpiate el polvo, respira profundo, ríete de ti mismo y continúa tu sendero hacia la felicidad.

13. ANTES DE DORMIR PIENSA EN TODO LO BUENO QUE HAS HECHO DURANTE EL DÍA

Los primeros minutos al despertarnos y los últimos antes de quedarnos dormidos son muy importantes. Los del despertar marcarán la energía y el humor de tu día, y los previos a dormirte pondrán la nota de relajación y paz que necesitas durante la noche.
Para mí los minutos previos al sueño constituyen un ritual de meditación y relajación. Me gusta leer siempre antes de dormir, alguno de esos libros cuyos mensajes me alimentan el alma de buenas vibraciones. A continuación cierro los ojos, mientras reflexiono sobre todo lo que hecho durante el día. Especialmente intento recordar todo lo bueno, para darle valor a mis buenas acciones y a mis logros. De esta manera quedo dormida envuelta en una agradable sensación de satisfacción. Aprovecho también estos minutos para orar dando gracias a dios por las bendiciones del día, y pidiendo salud y bienestar para mis seres queridos.

14. CUIDA TU MENTE COMO SI FUERA UN HERMOSO Y DELICADO JARDÍN

No dejes que el pensamiento negativo te empuje hacia abajo, no permitas que te derrumbe ni que inunde el jardín que debe ser tu mente. Cuando un pensamiento negativo acuda a tu mente, piensa otra vez, cámbialo a positivo.
Convierte tu mente en un jardín de rosas, claveles, gardenias y mariposas. Deja que el rocío lo acaricie en las mañanas y si alguna vez tus lágrimas brotan, riégalo de amor y de esperanza, porque incluso el más grande dolor es una puerta a una nueva oportunidad.
Encuentra el lado positivo de las cosas. Aprende de lo negativo. No se trata de arrepentirse sino de aprender.
Mientras más semillas siembres, más flores y árboles crecerán a tu alrededor, en cualquier momento tendrás un hermoso bosque a tu alcance.
Cuando dejes de pensar en lo que te daña, serás capaz de hacer grandes cosas por el bien tuyo y el de todos.

15. MUESTRA UNA CARA SONRIENTE A LA VIDA

Sonrie a la vida
Sonríe a la vida
En mi dormitorio tengo un recorte de una revista que dice en letras grandes esta frase de Gabriel García Márquez: “Sonríe, porque nunca sabes quién se va a enamorar de tu sonrisa.”
La verdad es que una persona risueña enamora, y tiene un magnetismo que saca lo mejor de nosotros.
Cuando te diriges a los demás con una sonrisa natural y sincera, parece imposible que te devuelvan un desaire a cambio. Así que cambia las caras amargas y regala una sonrisa a todo el mundo que se acerque a ti.
Recuerda esto que dijo Gandhi:
“La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.”

16. MANTÉN EL DESAPEGO

Desapegarse significa no depender de nada ni de nadie para tu felicidad. Es normal que tengamos preferencias, eso está bien, pero apegarse, atarse a esas preferencias puede traerte infelicidad si en algún momento te faltan.
La clave radica en alcanzar un estado de consciencia en el que puedas permanecer desapegado. Osho nos facilitó un método. Recomendó que en cualquier momento en que te des cuenta de que algo te está poseyendo, que te influencia hasta tal punto que te arrastra lejos de ti mismo, hagas una profunda respiración, inhalando profundamente, mientras observas “la cosa”, pero mirándola como un testigo, como un espectador.
Cuando experimentes esta liberación de los apegos, te sentirás más poderosa, porque serás más tu misma, al no hacer que tu vida y tu felicidad dependan de nada ni de nadie. Así puedes encontrar refugio en tu propia riqueza interior si ese algo o alguien deja de estar en tu vida.
Relaciónate y comparte, y si ves que ha llegado el momento de partir porque los caminos se separan, di adiós con gratitud por lo que la otra persona ha significado para ti, por todas las alegrías y los bonitos momentos compartidos, sin sufrimiento ni dolor.

17. ACTÚA A PESAR DEL MIEDO. SAL DE TU ZONA DE CONFORT

La felicidad emana de vivir una vida con propósito y significado, explorando y empujando tus límites. El miedo es inherente a todos, sin embargo, no debe ser un elemento paralizante a la hora de luchar por conseguir nuestros sueños.
Actúa a pesar del miedo, llénate de valor y determinación, diciéndote a ti misma: Yo puedo, yo soy capaz, en mi interior tengo la fuerza y el poder para transformar mi vida.
En cada momento, debes preguntarte si estás viviendo de acuerdo a tu máximo potencial o si por el contrario el miedo te está paralizando en tu crecimiento personal.
No permitas que las circunstancias te lleven como por inercia, perdiendo el control de tu propia vida y por tanto de tu felicidad.
¿Cómo salir de tu zona de confort?
Salir de nuestra zona de confort consiste en plantearnos nuevos desafíos que nos reten a sacar lo mejor de nosotros. Debes ir paso a paso, y no perder el entusiasmo. A medida que logres perder el miedo en esas pequeñas cosas que te bloquean en la consecución de tus metas, celébralo como un éxito en el camino de tu realización personal.

18. RODÉATE DE PERSONAS OPTIMISTAS Y POSITIVAS

El ambiente que nos rodea es determinante. Intento siempre relacionarme y rodearme de personas con espíritu optimista y positivo que refuercen mi voluntad de cambio y me ayuden a desplegar las alas de mi entusiasmo y alegría de vivir.
Recuerda que una parte importante de quiénes somos se ha formado a través de las creencias y las informaciones de otras personas. Las creencias no son necesariamente verdaderas o falsas, correctas o incorrectas, las creencias son opiniones que son trasmitidas de generación en generación. Sabiendo esto, tú puedes de una manera consciente elegir los mensajes y las actitudes que no apoyarán tus metas y tu salud emocional y reemplazarlas por los mensajes y las actitudes que sí lo harán.

19. ENCUENTRA TU PASIÓN

Encontrar tu pasión, es hallar esa actividad que te llene el alma, hasta tal punto que mientras la realizas no sientas necesidad de nada más. Realmente deberíamos sentir pasión en cada cosa que hacemos cotidianamente, aunque siempre habrá cosas que nos reporten más plenitud que otras.
Encuentra aquello en lo que te sientas realizada, plena y vital. La pasión está enlazada a tu elemento creativo, a la fuerza que te impulsa, que te hace vibrar la esencia de tu ser.
A mí me apasionan muchas cosas, pero si tuviera que destacar tres, diría sin dudarlo: bailar, escribir poesía y ayudar a otras personas a sentirse más felices.
Y tú, ¿ya has encontrado tu pasión?
Te invito a que recibas en tu email de regalo mi libro digital: “Los 12 Pilares en la Búsqueda de tu Pasión y Propósito”

20. TRABAJA EN LO QUE TE GUSTA, HAZLO CON GOZO Y CON AMOR. SÉ CREATIVO

Si encuentras tu pasión, si vives apasionadamente, lo lógico es que trabajes en algo que te guste. Recuerda que gran parte de nuestra vida la pasamos en nuestro trabajo, por tanto, lo mejor para tu felicidad es disfrutar de lo que haces.
Todas las personas tenemos un talento natural, un don que nos hace únicos. No desperdicies ese don que la vida te ha regalado, intenta potenciarlo y descubrir si a la vez que lo disfrutas puedes ganarte la vida con él.
Haz tu trabajo con gozo, con amor y empleando toda tu creatividad, porque así el acto de hacerlo no será puramente económico y te producirá a ti y a los que reciben los frutos de tu trabajo, un crecimiento espiritual sin precedentes.
Ama lo que haces, sea lo que sea, y sé meditativo y consciente mientras desempeñas tu labor.

21. LIBÉRATE DEL ODIO POR MEDIO DEL PERDÓN Y DEL AMOR. PERDONA, DEJA IR LO QUE TE CAUSA DOLOR

“Me libero del odio por medio del perdón y del amor. Entiendo que el sufrimiento, cuando no se puede evitar, está aquí para hacerme avanzar hacia la gloria.
Comprendo que todo se entrelaza, todas las carreteras convergen, todos los ríos caminan hacia el mismo mar.” De Aleph por Paulo Coelho.
En la vida a veces llegan momentos en que se hace necesario cerrar algunas puertas, para que otras nuevas puedan abrirse. No es cuestión de orgullo, es por la sencilla razón de que esas puertas ya no conducen a ninguna parte: el pasado ya no debe volver a tu vida para que puedas reconocer lo que llega en el presente que es cuando la vida acontece.
Ocurre que en ocasiones nos resulta difícil cerrar algunas puertas porque aún llevamos a cuestas la carga de una herida del pasado, pero entre más mantengas abierta la puerta que te lleva a esa herida, menos se curará. Esto sucede porque hay algo que tienes que perdonar para liberarte y sanar.
Independientemente de las cosas malas que te ocurran en la vida, tú tienes la capacidad de elegir tu reacción: buscando lo positivo en cada circunstancia, aceptando lo ocurrido sin reproches ni culpas, perdonando y liberando cualquier dolor que sientas en tu interior.
No vale la pena aferrarse a los recuerdos tristes, el odio no sirve de nada, el perdón y el amor serán las llaves que te abrirán nuevas puertas, de lo contrario vivirás anclada en el pasado, alimentando los dolores y sufrimientos antiguos.
Te animo a que si te sientes en una situación así, te propongas perdonar desde lo profundo de tu corazón, debe ser un perdón genuino, empezando por perdonarte a ti misma, y luego perdonar a cualquier otra persona o circunstancia que te haya lastimado.
De ahora en adelante, pon tus fuerzas en construir una vida nueva, camina de frente sin mirar atrás, haz como el sol que nace cada mañana, sin huellas de la noche anterior. Perdona, deja ir lo que te causa dolor.

22. RENACE UNA Y OTRA VEZ. PASE LO QUE PASE NO TE DEJES VENCER

Hay momentos en la vida en que parece que el mundo se nos derrumba, sobre todo cuando habíamos puesto todas nuestras esperanzas e ilusiones en un sueño, y de repente, se ven frustradas irremediablemente o aparecen obstáculos que amenazan con destruirlas.
Es en estos momentos, cuando debemos sacar toda la fuerza de nuestro interior para no dejarnos vencer por el abatimiento. Debemos pensar que todo pasa, y que el tiempo nos podrá ofrecer nuevas perspectivas de la situación.
Intenta por todos los medios sacar a flote tu espíritu de supervivencia y superación. Trata de no dejarte derrumbar por las dificultades, reza mucho y pídele a dios para que te de fuerzas, paciencia y aceptación si la situación no puede ser cambiada.
Escucha música que te levante el ánimo, lee libros de autoayuda, reúnete con buenas amigas para que al menos despejes un rato de los problemas y mantén tu mente ocupada en soluciones, no en lamentaciones. En estas circunstancias tenemos que tratar de mantener la mente clara para poder actuar de la mejor manera posible y no caer en depresiones. No te dejes vencer, pero acepta también tu vulnerabilidad como ser humano, y si tienes ganas de llorar, llora, porque las lágrimas nos limpian el alma, y cuando acabamos de soltar todo ese dolor reprimido, nos sentimos más aliviados.

23. ENFOCA TU MENTE A CADA PEQUEÑA ACCIÓN. PENSAMIENTO CONSCIENTE.

Creo que existe una estrecha relación entre felicidad y el pensamiento enfocado y consciente.
Desde que me levanto hasta que me acuesto a dormir cada día, a todo lo que hago le encuentro un sentido importante porque lo realizo con amor, entusiasmo y responsabilidad, consciente de que es bueno para mí, para las personas que amo e incluso para la humanidad, porque todo lo bueno que hagamos, será bueno para el conjunto de la humanidad. Pongo toda mi atención hasta en el más mínimo detalle porque de esta forma no solo hago las cosas bien sino que disfruto haciéndolas.
En cada cosa nueva que haces o creas, pon toda tu atención, cuando preparas un plato de comida para tu familia, escribes una carta, paseas por las calles de tu ciudad, charlas con amigos, haces lindas fotografías o contemplas un hermoso amanecer. De esta forma le darás un nuevo sentido a cada instante y te sentirás más feliz.

24. POTENCIA TU INTELIGENCIA ESPIRITUAL

Somos más que un cuerpo y una mente, somos seres espirituales. La inteligencia espiritual te capacita para ver y comprender el mundo desde una dimensión espiritual.
Potenciando tu inteligencia espiritual podrás saciar la sed de tu alma de conectar con toda la existencia y de manifestar la esencia divina de tu ser.
Deberíamos aprender a desarrollar nuestra inteligencia espiritual para sentirnos más libres, conocernos plenamente, explorar y elegir valores propios y comprender mejor los de las demás personas, para expresar nuestra creatividad y cooperar con los otros seres humanos. Para ser más alegres y felices.

25. INSPIRA TUS ACTOS Y TUS PALABRAS EN EL AMOR

Cuando fluyes con la vida, cuando te conoces plenamente e intentas comprender mejor a las demás personas, cuando descubres tu conexión con toda la existencia; tus pensamientos, palabras y acciones nacerán indudablemente del amor.
El amor que irradiará de ti, será una clara expresión de tu alegría interior. Cuanto más amor des a los demás, más amor retornará a ti multiplicado.
No hables ni actúes cuando estás iracunda, deja pasar la ira, abriendo paso a la comprensión y al amor. Recuerda que lo que ves en los demás, es lo que en el fondo también hay en tu interior. Si desarrollas el amor en ti, verás amor en los demás.
Inspira tus palabras y tus actos en el Amor porque el Amor y la Felicidad son hermanas que danzan siempre juntas.

26. ENAMÓRATE DE LA VIDA

Enamorarse de la vida es encontrar y admirar la belleza de todos los pequeños detalles, del milagro de la naturaleza y la creación.
Enamorarse de la vida es saber apreciar la ternura de un abrazo, la magia de una sonrisa, el misterio del amanecer, la caricia del viento y todo lo que ella nos regala sin haberlo pedido.
Enamórate de lo fugaz y de lo eterno, de lo divino y lo mundano, de lo importante y lo trivial, porque sólo cuando estamos enamorados podemos ver la perfección del Todo.

27. NO DESESPERES, TEN PACIENCIA

La vida tiene su propio ritmo, todo lleva su tiempo, hay que tener paciencia para ver el fruto de nuestros esfuerzos. No desesperes, relájate en el lugar y el momento en el que estás, aprende a esperar sin desesperar.
Mantén la llama de la esperanza y el optimismo siempre vivasaboreando la virtud de la paciencia con confianza en que el resultado será el que deseas. No te encasilles pensando en el trecho que te falta, valora todo el trayecto que ya has recorrido, no vaya a ser que mirando hacia la meta te pierdas lo verdaderamente importante: El Camino.
Por último, antes de despedirme quiero recordarte que somos los únicos responsables de nuestra felicidad. Es determinante que tomemos las riendas de nuestra vida y elijamos ser felices a pesar de cualquier circunstancia por la que estemos atravesando. Tenemos el deber con nosotros mismos y con los que nos rodean de Buscar la Felicidad, pero no la busquemos fuera, sólo la hallaremos dentro de nosotros.
Espero que estas palabras te beneficien en tu búsqueda, estaré encantada de escuchar tus opiniones y ojalá te animes a compartir tus propios “secretos para la felicidad” con todos los lectores de este blog.
Mucho amor para ti que me lees,
Zuzel Amelia Gorostiaga Jardines

por Atrevete y despiertafuente http://www.yogaesmas.comPor Zuzel Amelia“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos.” Henry Van Dyke (1852-1933) Escritor estadounidense.“Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias. “John Locke (1632-1704) Filósofo inglés.La vida…

a través de 27 Claves para la felicidad — Atrevete y despierta.

EL ARTE DE DESAFIAR A LA MUERTE Y SOBREVIVIR: REFLEXIONES DEL BUDISMO TIBETANO SOBRE EL CUERPO SUTIL

Estándar

Sólo un hombre de conocimiento que ha vivido impecablemente logra salir vivo de esta vida y algunos se van con todo y huaraches. 

Aforismo Tolteca

Es la promesa de los Misterios para sus iniciados que cruzarán las puertas de la muerte con conciencia plena.

Dion Fortune

Mira a tu alrededor, observa a los hombres y mujeres que han llegado a la vejez, ¿a cuántos de ellos observas sanos y llenos de energía?

Lo natural es morir de vejez, pero hoy en día pareciera que lo natural es morir enfermo, pareciera que es natural sufrir todo tipo de dolorosas enfermedades y padecer innumerables atrofias al llegar a la vejez, se llega al lecho de muerte con un cuerpo intoxicado, una mente nublada y un espíritu sedado, mueren enfermos y envueltos en una atmosfera cargada de dolor y tristeza, la humanidad ha olvidado que es posible trascender con un cuerpo sano y una mente lúcida.

Según la concepción de Platón, la filosofía constituye una preparación para la muerte, puesto que para quien no trabaja en conocer el Ser, educar su mente, desarrollar su voluntad, expresar su creatividad y volverse lúcido, sólo hay una opción después de la “muerte”, pero existen otros caminos que sólo son accesibles para aquellos hombres que han aprendido a vivir, pues sólo entonces se puede aprender a morir.

Perder la conciencia al momento de la muerte y disolverse inconscientemente en el reino del olvido puede parecer la única posibilidad real para el insensato hombre occidental; sin embargo, este misterioso umbral ha sido atravesado deliberada y conscientemente por muchos hombres en todas las épocas y todas culturas, este conocimiento jamás ha sido secreto, puesto que siempre ha estado al alcance de cualquier hombre que tenga la voluntad, la inteligencia y el corazón para vivir cultivando las facultades propias de un ser humano.

No hay un solo camino para lograr preservar la conciencia después del cese de toda actividad neuronal y cardíaca, este portento ha sido alcanzado lo mismo por alquimistas que por místicos sufíes, y diversidad de tradiciones iniciáticas repartidas en todo el orbe.

Una descripción bastante breve pero muy bien detallada acerca de este logro se encuentra en el texto de origen taoísta chino El secreto de la flor de oro, donde se describe el proceso de la siguiente manera:

Si se logra durante la vida introducir el movimiento “retrógrado”, ascendente, de las fuerzas vitales, si las fuerzas del anima son dominadas desde el animus, ocurre una liberación respecto de las cosas externas. Son discernidas, pero no codiciadas. Así es rota en su fuerza la ilusión. Tiene lugar una circulación ascendente interna de las fuerzas, el yo se arranca de los enredos del mundo, y permanece viviente después de la muerte, porque la “internalización” ha impedido el derrame de las fuerzas vitales hacia afuera, y éstas han creado en su lugar un centro de vida, en la rotación interna de la mónada, que es independiente de la existencia corporal.

(El secreto de la flor de oro, Carl G. Jung & Richard Wilhelm, 1929)

En el hermetismo, y en casi todas las tradiciones denominadas “espirituales” y/o esotéricas, nos encontramos con que no tenemos un alma inmortal gratis que al morir va al paraíso, sino que tenemos que “crearnos” un alma propia, lo cual implica realizar un trabajo interior para elaborar un alma o un cuerpo etéreo que sobreviva y perdure más allá de la muerte; esto implica mantener diligentemente un estilo de vida sano y coherente, que en la mayoría de los casos (aunque no en la totalidad de ellos) implica vivir libre de los “placeres groseros” que tanto fascinan al hombre común; se trata de ir puliendo el Ser, como se pule una roca en el mar o en el desierto, muy contrario a la creencia contemporánea común para la que de antemano todo mundo, aunque no haya hecho jamás ningún tipo de esfuerzo o trabajo interior, posee un alma completa y perfecta totalmente gratis. A continuación, se presentan tres senderos ulteriores en donde se ha hecho especial énfasis en desarrollar un vehículo o “cuerpo sutil” que mantenga la conciencia cuando sucumbe el cuerpo biológico.

El cuarto camino

Dentro del cuarto camino se afirma que es necesario desarrollar un vehículo muy fino del “Ser”; este cuerpo recibe el nombre de “cuerpo astral sutil”, y gran parte del trabajo que se realiza en esta tradición está enfocado en desarrollar el “feto” del cuerpo astral sutil con el que nacemos todos los seres humanos (pero que en la persona común jamás se desarrolla) hasta lograr su maduración luminosa.

Para un hombre que cuenta con un cuerpo “Kesdjan” (cuerpo astral sutil madurado), la muerte no supone prácticamente ninguna diferencia, pues es completamente el mismo, con o sin su cuerpo físico. Lo que es llamado el segundo cuerpo, cuerpo astral, o cuerpo “Kesdjan”, no nos proporciona un hogar permanente. Es más bien como una barca que puede transportarnos sobre el océano. Tarde o temprano tenemos que deshacernos de ella. Es algo muy importante adquirir un segundo cuerpo; pero también es supremamente importante ser capaces de “arrojarlo” una vez que ha hecho su trabajo.

(J. Bennet)

Tradición Tolteca (también conocida como camino del guerrero o brujería abstracta)

En la tradición tolteca anawaka, los “hombres de conocimiento” realizan extravagantes ejercicios durante años con el fin de lograr desarrollar la «segunda atención» (atención sutil cultivada). Puesto que junto con el deceso del cuerpo biológico se consume nuestra «primera atención» (atención común), desarrollar nuestra «segunda atención» es uno de los requisitos para mantener nuestra percepción tras el toque de la muerte. Un verdadero «hombre de conocimiento» logra una hazaña sorprendente, se va de este mundo con conciencia total.

Otro de los aspectos de este singular camino es el de perfeccionar la manipulación y control del “doble”, llaman “doble” al cuerpo que somos en nuestros sueños, hasta lograr la maestría en las infinitas posibilidades que éste nos ofrece. El doble de la persona recibe el nombre de “nagual” ó nahualli, que parte de la raíz náhuatl “naw” (exponer, multiplicar), siendo que el número 4 en lengua náhuatl se denomina “nahui“, debido a que el primer exponente natural es el número 4, esto simboliza a la percepción cobrando conciencia de sí misma, es decir percibiéndose a sí misma, percepción al cuadrado. El nagual es el fruto de nuestro potencial perceptivo laboriosamente forjado; esta tradición afirma que un hombre que no desarrolla su nagual es un hombre incompleto.

Llegar a donde cruzan los brujos consiste en desplazar la conciencia de la vida cotidiana, presente en el cuerpo físico, al doble replicó. Escucha con atención. La conciencia de la vida cotidiana es lo que queremos desplazar del cuerpo al doble.

(Taisha Abelar)

Una vez que aprendió a soñar con el doble, el “yo” llega a su encrucijada fatal, y viene el momento en que se da cuenta de que es el doble que sueña con el yo.

(Carlos Castaneda)

Budismo vajrayana (también conocido como budismo tántrico o budismo tibetano)

Tony Karam, fundador de Casa Tíbet México, explica de una manera magistral y sencilla conceptos clave del budismo vajrayana, y describe el proceso por el que los adeptos de esta escuela logran mantener la conciencia después de la muerte del cuerpo biológico:

La tradición budista es, por definición, una tradición espiritual, y lo que se quiere decir por el hecho de afirmar que es una tradición espiritual, es que contempla el hecho de que aquello que nos anima, lo cual esta tradición define como la conciencia, no es una propiedad emergente del organismo físico; esto es, que nuestro cuerpo no crea, en consecuencia de una muy complicada y compleja organización a la conciencia, sino que más bien meramente la transmite temporalmente. Podríamos emplear como comparación la programación radial, y el radio como maquina o como hardware en sí mismo: el radio no produce la programación radial, simplemente la capta, la sintoniza, la decodifica, la amplifica y después la proyecta; de la misma manera la tradición budista, como muchas tradiciones espirituales, y quizá este es el elemento que define precisamente esa condición, afirma que aquello que nos anima es una condición distinta a la corporal pero que emplea temporalmente el cuerpo para manifestarse en un plano, en un universo, en un mundo en particular de experiencia o de existencia.

Así, esta tradición define a la conciencia como un flujo de eterna continuidad de experiencia, una especie de energía lucida o consciente que no se crea, no se destruye, sólo se transforma; desde esta perspectiva, la tradición budista no contempla la muerte como un fin absoluto (es decir, como desaparición y desorganización de la conciencia y, por lo tanto, de la vida), contempla la muerte como una transición entre una forma de vida y otra.

Dado el hecho de que la tradición budista contempla la muerte como un estado de transición entre una forma de vida y otra, también equipara o reconoce en el tránsito del morir patrones por los que nosotros transitamos durante este entre-estado natural que es la vida, por ejemplo, el entre-estado de transición entre la vigilia y el sueño profundo sin sueños y la transición entre el sueño profundo sin sueños y el estado de sueño onírico, y después la transición de vuelta del sueño onírico al sueño profundo y del sueño profundo al estado de vigilia; así entonces se contempla la muerte a esas transiciones, y por lo tanto se afirma, por ejemplo, que nosotros podemos experimentar la experiencia onírica, es decir, los sueños, de dos diferentes maneras: podemos hacerlo inconscientes del hecho de que estamos soñando, y por lo tanto presas y controlados por el contenido del sueño al que equívocamente le proyectamos realidad objetiva, o en contraste podemos “despertar dentro del sueño”, hacernos lúcidos en éste y controlar las apariencias del sueño y, por lo tanto, liberarte de la tiranía que ordinariamente ejercen sobre de ti al reconocer su naturaleza ilusoria, esto es, reconocer que los sueños no existen independientes al acto de soñar.

De la misma manera, esta tradición contempla que la muerte es muy similar al tránsito del soñar y que, por lo tanto, podemos transitar el período de morir inconscientes de su naturaleza ilusoria y controlados por sus apariencias, o en contraste, podemos despertar a hacernos lúcidos en ese tránsito y tener injerencia en el mismo, de tal manera que nosotros podemos impulsar a nuestra conciencia hacia un renacimiento particular, que sea favorable para nuestro desarrollo evolutivo, y para esto nos preparamos durante toda la vida, por ejemplo, trabajando con el sueño, de tal manera que lo transformamos en una experiencia lúcida y consciente, ejercemos dominio sobre sus apariencias, y así nos preparamos para este sueño más profundo y más coherente que es el de morir.

Otra preparación que es importante teniendo en cuenta que morimos como vivimos es, por ejemplo, la preparación ética, que tiene como objetivo tratar de vivir nuestras vidas de la forma más constructiva, positiva y virtuosa posible, dado el hecho de que estos hábitos, impresiones y tendencias que depositamos en la continuidad de la conciencia, naturalmente van a operar como los motores que nos impulsan hacia una nueva existencia, así que si hemos vivido con integridad vamos a morir simultáneamente con integridad y vamos a toparnos o vernos expuestos a condiciones muy favorables para nuestro desarrollo evolutivo en vidas futuras. Nos preparamos también a través de la meditación discursiva, imaginando destinos, mundos paralelos, de tal manera que en el momento que nos vemos expuestos a estas realidades alternativas las podemos abrazar con naturalidad y no con temor y ansiedad, nos familiarizamos tanto con la mecánica del morir que ésta no nos toma por sorpresa y no nos genera ansiedad o miedo, y al mismo tiempo abrimos la mente a muchos distintos destinos en los que la mente puede experimentar renacimiento, nos familiarizamos con diferentes alternativas de vida acordes a las descripciones que nos aporta la descripción budista.

La tradición budista contempla que nuestra identidad tanto física como mental no es unitaria, esto es, que nosotros no sólo tenemos un cuerpo sino que el cuerpo que tenemos o somos es una colección de componentes transitorios materiales y, en ese contexto, una colección de cuerpos.

Así, la tradición budista habla en términos de nuestra corporeidad física de tres diferentes dimensiones:

El cuerpo groso, que es el cuerpo de carne y hueso.

El cuerpo llamado adamantino, que es el cuerpo de energía sutil que está compuesto de canales, de puntos de ensambles energéticos y de cargas primarias de energía femenina y masculina.

Y, finalmente, habla de un cuerpo en extremo sutil, que es aquel que alberga a lo largo del vivir corporal a la naturaleza fundamental de la mente.

Así también la tradición budista habla de tres dimensiones de la conciencia, dado el hecho de que la conciencia también es una entidad compuesta, una colección de componentes transitorios y temporales mentales, una sucesión de instantes o momentos mentales que se dividen en tres grandes dimensiones:

La mente grosa, que es la psique, que en nuestro caso es humana, que opera y funciona en un vínculo o gran cercanía al cuerpo físico.

La mente sutil, que es la que transita de una vida a otra independiente al cuerpo físico y donde se depositan las semillas del karma y la historia de la infinitud de nuestras vidas, pero que todavía es una conciencia dualista y aflictiva y está vinculada al cuerpo adamantino.

La mente en extremo sutil, que es la naturaleza esencial de la conciencia que está vinculada temporalmente mientras vivimos al cuerpo en extremo sutil, llamado el de “la gota indestructible”, pero que cuando transitamos por el morir se separa definitivamente de éste; esta una mente que no es afectada, que no está influenciad por nuestras aflicciones mentales y emocionales, es una mente que no es dualista, pues su naturaleza fundamental es pura y despierta a pesar del hecho de que nosotros no la hemos hecho funcional y consciente a lo lago de la vida; sin embargo, ésa es nuestra naturaleza.

Durante la vida y particularmente en el tránsito de morir, transitamos constantemente entre diferentes estados de conciencia en donde operan por momentos la conciencia grosa, que es la habitual en nosotros, por momentos la conciencia sutil y por momentos la conciencia en extremo sutil. Por ejemplo, cuando te ves expuesto a una sorpresa o un susto, cuando bostezas, estornudas o suspiras, o cuando arribas al pico del orgasmo, la conciencia grosa experimenta una temporal discontinuidad y aparecen estas conciencias más sutiles, en el trance entre el estado de vigilia y el dormir, pero el momento en donde esas transiciones se manifiestan con particular intensidad es naturalmente durante el trance del morir. En el trance de morir el cuerpo groso se desorganiza y por lo tanto deja de sustentar a la conciencia grosa, la cual experimenta discontinuidad; es ahí cuando surge como sistema operativo primario el cuerpo sutil, el cuerpo de energía y con él la operación de la conciencia que de éste depende u opera en vínculo con éste que es la conciencia sutil, y durante el trance de morir ese cuerpo energético también se desorganiza temporalmente, deja de sustentar a la conciencia sutil, surge el cuerpo en extremo sutil y con la conciencia más sutil, que es una que no es aflictiva; es en ese momento, por el cual todos los seres dotados de vida transitan, que tenemos una genuina oportunidad de reconocer esa naturaleza fundamental que en el estado de vigilia rara vez florece del todo clara, poderla estabilizar y a través de ese medio lograr la plenitud, el despertar y la iluminación, entendiendo ese estado del despertar y la iluminación como no otro que aquel en donde esa naturaleza fundamental de la mente se manifiesta de forma lúcida y funcional.

Si bien esto acontece de forma natural en el transito del morir, no es fácil reconocer esa naturaleza fundamental, porque a lo largo de vida y vidas, no hemos generado en buena medida familiaridad con ésta y cuando la misma surge en nosotros lo que generalmente acontece es que la impresión es tan poderosa y tan intensa que, ya sea deseamos atraparla y se nos escapa, o simplemente nos desmayamos.

Entonces tenemos que trabajar (trabajarnos) a lo largo de la vida para poder reconocer el instante en que esa mente en su estado desnudo aparece, y podernos relajar en ella, sin tratar de atraparla y al mismo tiempo sin desmayarnos, y si logramos eso, que no es fácil, esa experiencia nos conduciría a la plenitud, el despertar y la iluminación.

La muerte, nos dice Tony, es una transición entre un sueño y otro sueño, el reto que tenemos es despertar, no sólo en el transito del morir, sino en la vida cotidiana:

El Alma me parece como una mariposa infinita de holográficas alas contenida en un capullo mente-materia-espacio-tiempo, que desea que su huésped se esfuerce hasta lograr transgredir los límites impuestos por la naturaleza; el juego consiste en lograr batir las alas de la percepción para volar hacia la inmensidad de lo desconocido.

http://pijamasurf.com/2017/11/el_arte_de_desafiar_a_la_muerte_y_sobrevivir_reflexiones_del_budismo_tibetano_sobre_el_cuerpo_sutil/

Sólo un hombre de conocimiento que ha vivido impecablemente logra salir vivo de esta vida y algunos se van con todo y huaraches. Aforismo Tolteca Es la promesa de los Misterios para sus iniciados que cruzarán las puertas de la muerte con conciencia plena. Dion Fortune Mira a tu alrededor, observa a los hombres y […]

a través de EL ARTE DE DESAFIAR A LA MUERTE Y SOBREVIVIR: REFLEXIONES DEL BUDISMO TIBETANO SOBRE EL CUERPO SUTIL — maestroviejo

Mediciones del corazón detectan consciencia en pacientes que no pueden comunicarse — maestroviejo

Estándar

Un estudio del Inserm revela que el latido cardíaco, en respuesta a un estímulo sonoro, puede reflejar si personas en estado vegetativo están conscientes o no Determinar si una persona que se encuentra en estado vegetativo tiene o no consciencia resulta fundamental para su tratamiento y recuperación. Hasta ahora, estos diagnósticos se habían centrado en…

a través de Mediciones del corazón detectan consciencia en pacientes que no pueden comunicarse — maestroviejo

Discernir, despejar y construir. Venus en Escorpio, Trígono Saturno Urano. Días a tener en cuenta. — Zonas Humanas AstrologíaFilosofía y Memoria Celular- por Mariana Simonassi

Estándar

Hoy Venus ingresa en Plutón junto a un buena posición para ir a fondo sobre nosotros mismos y los compromisos que asumimos y aquellos que deseamos asumir. Buen  día para pensar en ello. Tiempos intensos y extremos, tanto por la satisfacción de lo logrado o por aquello en lo que estás trabajando. Toda la energía estará puesta en develar lo que es doloroso para poder desbloquearnos y en disfrutar,  porque son momentos para construir. Si quedamos atrapados, es probable que más delante (Saturno en Capricornio), se hará difícil seguir con la carga que representa. La oposición Escorpio / Tauro es la dicotomía entre sostener y modificar. No es tiempo para quedar en el dolor, en lo que nos lastima. Muchos planetas están en Escorpio, entre ellos Venus que nos enfrenta al amor y al desamor. Plantearnos ¿qué es lo que nos sostiene que tiene la fuerza necesaria de transformación? sin dudas el amor, en su estado más intenso y real. Y vamos por ello. No el amor romántico que sostiene desde el anhelo, sino el amor comprometido, con la fuerza devastadora de la pasión que nos estimula a valorarnos y a valorar a aquellos que están cerca nuestro. Con Urano en Aries el pedido es seguir con el flujo de la vida, con el necesario desapego para discernir (con Mercurio en Sagitario) qué es lo que nos impulsa, qué es lo que nos da intensión de estructurar. Leer: Mes Noviembre- Proyectar cambios.  y Hablemos de Amor

Del 13 al 16 son días interesante para transformar fehacientemente los compromisos tanto amorosos, como comerciales. Reformularlos y darles una oportunidad de que se concreten., siempre y cuando se encuentren ya trans-valorados. Celos, poderes de uno sobre el otro no será ya aceptado. El estar en carne viva nos proveerá del vestuario necesario para ir de frente, capaces de mostrar, aceptar y ofrecernos tal como somos. El o los otros lo aceptarán o no, pero esto no quiere decir que podamos seguir fingiendo para permanecer. Mercurio en Sagitario busca la verdad.

Hoy Venus ingresa en Plutón junto a un buena posición para ir a fondo sobre nosotros mismos y los compromisos que asumimos y aquellos que deseamos asumir. Buen día para pensar en ello. Tiempos intensos y extremos, tanto por la satisfacción de lo logrado o por aquello en lo que estás trabajando. Toda la energía […]

a través de Discernir, despejar y construir. Venus en Escorpio, Trígono Saturno Urano. Días a tener en cuenta. — Zonas Humanas AstrologíaFilosofía y Memoria Celular- por Mariana Simonassi