Cita
La ciencia ha arrojado recientemente luz sobre el hecho de que lo que solíamos percibir como el aura ‘humana’ es realmente real.
Todos nuestros cuerpos emiten un campo electromagnético, y este hecho juega un papel muy importante más allá de lo que comúnmente se conoce cuando se trata de entender nuestra biología y la interconexión que compartimos con toda vida.
Por ejemplo, ¿sabías que el corazón emite el campo electromagnético más grande de todos los órganos principales del cuerpo?
Estos campos y la información codificada en ellos pueden cambiar en función de cómo nos sentimos, lo que pensamos y las diferentes emociones que asumimos. El corazón incluso envía señales al cerebro a través de un sistema de neuronas que tienen memoria tanto a corto como a largo plazo, y estas señales pueden afectar nuestras experiencias emocionales.
La información emocional modulada y codificada en estos campos cambia su naturaleza, y estos campos pueden afectar a quienes nos rodean.
Como nos dice Rollin McCraty (video abajo), Ph.D., y director de investigación en The Heart Math Institute (Instituto de Matemáticas del Corazón),
“estamos fundamentalmente y profundamente conectados entre nosotros y con el planeta mismo”.
Los resultados de la investigación han demostrado que al practicar la coherencia del corazón e irradiar amor y compasión, nuestro corazón genera una onda electromagnética coherente en el entorno de campo local, la que facilita la coherencia social, ya sea en el hogar, el lugar de trabajo, el aula o sentados alrededor de una mesa.
A medida que más personas irradian coherencia cardíaca, crea un campo energético que facilita que los demás se conecten con su corazón.
Entonces, teóricamente, es posible que suficientes personas que construyen coherencia individual y social puedan contribuir a una coherencia global en desarrollo. (1)
La cita anterior proviene de la Dra. Deborah Rozman, la presidenta de Quantum Intech.
Estamos viviendo tiempos emocionantes cuando se trata de ciencia, y aunque no se enfatiza ni se estudia en la corriente principal tanto como nos gustaría, la ciencia está reconociendo que todos somos parte de una red gigante de conexiones que, no solo abarca la vida en este planeta, sino todo nuestro sistema solar y lo que está más allá de él.
Entonces, ¿qué es exactamente la coherencia del corazón?
Bueno, implica orden, estructura y, como dice el Dr. Rozman,
“una alineación dentro y entre los sistemas, ya sean partículas cuánticas, organismos, seres humanos, grupos sociales, planetas o galaxias”.
Este orden armonioso significa un sistema coherente, cuyo funcionamiento óptimo está directamente relacionado con la facilidad y el flujo en sus procesos”.
Básicamente, los sentimientos de amor, gratitud, aprecio y otras emociones “positivas” no solo tienen un efecto en nuestro sistema nervioso, sino que también afectan a quienes nos rodean, mucho más de lo que pensamos anteriormente.
Es similar a los estudios que se han realizado con respecto a la meditación masiva y la oración. En cuanto a sus efectos en los sistemas físicos, numerosas publicaciones han arrojado resultados estadísticamente significativos.
Para obtener una lista seleccionada de artículos de revistas revisadas por pares que informan sobre estudios de este tipo de fenómenos, en su mayoría publicados en el siglo XXI, haga clic aquí.
Otro punto que ilustra la importancia de la coherencia es el hecho de que varias organizaciones en todo el mundo han realizado meditaciones sincronizadas, oraciones, experimentos de intención y más. Varios estudios han demostrado que las meditaciones colectivas, la oración o la intención enfocada hacia un resultado positivo determinado pueden tener efectos medibles.
Por ejemplo, se realizó un estudio durante la guerra entre Israel y el Líbano en los años ochenta.
Dos profesores de la Universidad de Harvard organizaron grupos de meditadores experimentados en Jerusalén, Yugoslavia y los Estados Unidos, con el objetivo específico de centrar la atención en el área del conflicto en diversos intervalos durante un período de 27 meses.
Durante el transcurso del estudio, los niveles de violencia en el Líbano disminuyeron entre 40 y 80 por ciento cada vez que un grupo de meditación estaba en su lugar.
El número promedio de personas muertas durante la guerra cada día disminuyó de 12 a tres, y las lesiones relacionadas con la guerra disminuyeron en un 70 por ciento. (1)
Otro gran ejemplo es un estudio que se llevó a cabo en 1993 en Washington, D.C., que mostró un descenso del 25 por ciento en las tasas de criminalidad cuando 2,500 meditadores meditaron durante un período de tiempo específico con esa intención.
La energía de cada individuo afecta el ambiente de campo colectivo.
Lo que significa que las emociones e intenciones de cada persona generan una energía que afecta el campo. Un primer paso para difundir el estrés social en el campo global es que cada uno de nosotros asuma la responsabilidad personal de nuestras propias energías.
Podemos hacer esto aumentando nuestra coherencia personal y elevando nuestra tasa de vibración, lo que nos ayuda a ser más conscientes de los pensamientos, sentimientos y actitudes que estamos alimentando el campo cada día. Tenemos la opción en todo momento de tomar en serio la importancia de administrar nuestras energías de manera intencional.
Este es el libre albedrío o la libertad local que puede crear cohesión global.
Dr. Rozman (1)
La Iniciativa de coherencia global (ICG)
La Iniciativa de Coherencia Global (ICG) es un esfuerzo cooperativo internacional para ayudar a activar el corazón de la humanidad y facilitar un cambio en la conciencia global.
Sus principales objetivos son invitar a las personas a participar agregando activamente más amor, cuidado y compasión coherentes con el corazón en el campo planetario.
El segundo es la investigación científica sobre cómo todos estamos energéticamente conectados entre nosotros y el planeta, y cómo podemos utilizar esta interconectividad, que es muy real, para elevar nuestra vibración personal para ayudar a crear un mundo mejor.
Las hipótesis de los investigadores y científicos detrás de este proceso son las siguientes:
  • Los campos magnéticos de la Tierra  son un portador de información biológicamente relevante que conecta todos los sistemas vivos
  • Cada persona afecta este campo de información global.
Un gran número de personas que crean estados de amor, coherentes con el corazón, como el aprecio, cuidado y compasión pueden generar un ambiente de campo más coherente que beneficie a otros y ayude a contrarrestar la actual discordancia planetaria y la incoherencia.
  • Hay un circuito de retroalimentación entre los seres humanos y los sistemas energéticos/magnéticos de la Tierra
  • La Tierra tiene varias fuentes de campos magnéticos que nos afectan a todos.
Dos de ellos son el campo geomagnético que emana del núcleo de la Tierra y los campos que existen entre la Tierra y la ionosfera.
Estos campos rodean todo el planeta y actúan como escudos protectores que bloquean los efectos nocivos de la radiación solar, los rayos cósmicos, la arena y otras formas de clima espacial.
Sin estos campos, el hielo como lo conocemos, no podría existir en la Tierra. Son parte del ecosistema dinámico de nuestro planeta
Piense en el estado actual de nuestro planeta.
Definitivamente no estamos en coherencia, con toda la violencia, la guerra, el odio y la avaricia que aún asolan nuestro planeta, tenemos mucho trabajo por hacer.
Todavía no sabemos cómo estos pensamientos, emociones y sentimientos están afectando a todo el planeta, y qué tipo de información están codificando estas experiencias en campos que una vez fueron electromagnéticos, y cómo éstos están interactuando con los de la Tierra.
Las cosas están cambiando, sin embargo. Definitivamente hay un cambio dentro de las personas que desean una mejor experiencia aquí en el planeta Tierra.
Estos campos energéticos son conocidos por los científicos, pero todavía hay muchas incógnitas. La actividad solar y los ritmos que tienen lugar en los campos magnéticos de la Tierra tienen un impacto en la salud y el comportamiento.
Esto está firmemente establecido en la literatura científica.
La literatura científica también establece firmemente que varios ritmos fisiológicos y comportamientos colectivos globales no solo se sincronizan con la actividad solar y geomagnética, sino que las interrupciones en estos campos pueden crear efectos adversos sobre la salud y el comportamiento humanos.
Cuando el entorno del campo magnético de la Tierra es distribuido, puede causar problemas para dormir, confusión mental, falta de energía habitual o una sensación de estar al borde o abrumado sin razón aparente.
En otras ocasiones, cuando los campos de la Tierra son estables y aumentan ciertas medidas de actividad solar, las personas informan que tienen más sentimientos positivos y más creatividad e inspiración.
Esto probablemente se deba a un acoplamiento entre el cerebro humano, el sistema cardiovascular y el sistema nervioso con frecuencias geomagnéticas resonantes. (1)
La Tierra y la ionosfera generan frecuencias que van desde 0.01 hertz a 300 hertz, algunas de las cuales están en el mismo rango de frecuencia que el que ocurre en nuestro cerebro, sistema cardiovascular y sistema nervioso autónomo.
Este hecho es una forma de explicar cómo las fluctuaciones en los campos magnéticos de la Tierra y del Sol pueden influir en nosotros. También se ha demostrado que los cambios en estos campos afectan nuestras ondas cerebrales, ritmos cardíacos, memoria, rendimiento atlético y salud general.
Los cambios en los campos de la Tierra de la actividad solar extrema se han relacionado con algunas de las creaciones de arte más grandes de la humanidad, así como algunos de sus eventos más trágicos. (fuente)
Sabemos cómo nos afectan estos campos, pero ¿qué pasa con la forma en que nosotros afectamos estos campos? Esa es la verdadera pregunta aquí.
Los científicos de ICG creen que debido a que las ondas cerebrales y las frecuencias del ritmo cardíaco se superponen con la resonancia del campo de la Tierra, no solo recibimos información biológicamente relevante, sino que también alimentamos la información en el campo global, creando así un circuito de retroalimentación con los campos magnéticos de la Tierra.
La investigación indica que las emociones y la conciencia humanas codifican información en el campo geomagnético, y esta información codificada es globalmente distribuida.
Los campos magnéticos de la Tierra actúan como ondas portadoras de esta información que influye en todos los sistemas vivos y en la conciencia colectiva.
Esta investigación, que todavía está en su infancia, tiene grandes ramificaciones.
Además, impulsará el hecho de que nuestras actitudes, emociones e intenciones realmente importan mucho, y que estos factores dentro del ámbito de la ciencia no material pueden afectar a toda vida en la Tierra.
La intención coherente y cooperativa podría tener un impacto en los eventos mundiales y mejorar la calidad de vida en la Tierra.
Practicar el amor, la gratitud, el aprecio y mejorarnos a nosotros mismos como individuos es uno de los muchos pasos de acción para mejorar nuestro planeta.
¿Entonces que puedes hacer?
Entonces, la próxima vez que estés enojado, alterado o frustrado, intenta observarte a ti mismo y cómo reaccionas.
Es una buena práctica intentar aflojar los botones para que no puedan empujarse y trabajar en su desarrollo personal. Debe hacer lo que pueda para sentirse bien, lo que puede incluir ejercicio, comer saludablemente, minimizar el tiempo de la electrónica, pasar tiempo con amigos, animales y más.
Podrías practicar ser menos crítico y trabajar en tus intenciones al averiguar si provienen de un “buen” lugar. Podrías estar más agradecido, podrías ayudar a otros, y puedes tratar a los demás cómo quieres tú ser tratado.
Hay una serie de herramientas que puedes usar, como la meditación, por ejemplo, para ayudarte con estos pasos de acción.
En pocas palabras, si estás en paz contigo mismo y tienes control sobre tus emociones, estás ayudando al planeta y a los que te rodean. Si estás constantemente enojado, perjudicando a otros o tienes intenciones negativas, podrías estar haciendo exactamente lo contrario.
Para avanzar en tu investigación sobre este tema, un excelente lugar para comenzar es en el Instituto de Matemáticas del Corazón.
El Instituto de Matemáticas del Corazón es una organización de investigación y educación sin fines de lucro, reconocida internacionalmente, dedicada a ayudar a las personas a reducir el estrés, autorregular las emociones y generar energía y resistencia para tener vidas saludables y felices.
Recursos

 

https://sabiens2.blogspot.com/2018/08/como-los-campos-magneticos-de-la-tierra.html

La ciencia ha arrojado recientemente luz sobre el hecho de que lo que solíamos percibir como el aura ‘humana’ es realmente real. Todos nuestros cuerpos emiten un campo electromagnético, y este hecho juega un papel muy importante más allá de lo que comúnmente se conoce cuando se trata de entender nuestra biología y la interconexión que compartimos…

a través de Cómo los Campos Magnéticos de la Tierra y el ‘Aura Humana’ llevan Información Biológica conectando Todo.. — maestroviejo

Cómo los Campos Magnéticos de la Tierra y el ‘Aura Humana’ llevan Información Biológica conectando Todo.. — maestroviejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s