Salsa de tomate casera antioxidante y anticancerígena

Estándar
Gracias a las especias y a los diferentes ingredientes que le añadamos podemos potenciar los beneficios de la salsa de tomate casera para optimizar su efecto antioxidante y anticancerígeno

Salsa de tomate casera antioxidante y anticancerígena

¿Sabías que algo tan sencillo como una salsa de tomate es una solución antioxidante y anticancerígena para reforzar la energía natural de nuestro organismo?

En este artículo te detallamos cómo preparar esta sorprendente salsa de tomate casera, curativa y milagrosa, con la que podrás acompañar una infinidad de recetas, así como las propiedades medicinales de cada uno de sus ingredientes. 

¿Una salsa antioxidante y anticancerígena?

Esta deliciosa salsa tiene una descripción muy ambiciosa: es antioxidante y anticancerígena. No obstante, para elaborarla vamos a usar 4 ingredientes que confirman estas propiedades curativas:

El tomate

Tomate

El tomate es una hortaliza muy conocida que, no obstante, esconde unas desconocidas propiedades contra el envejecimiento y el cáncer.

Su contenido en licopeno, que aumenta de manera considerable cuando hablamos de la salsa de tomate, inhibe la proliferación celular en casos de cáncer y regula las defensas.

Recomendamos elegir siempre tomates ecológicos, libres de pesticidas y otras sustancias químicas perjudiciales para la salud, y elaborar nuestra propia salsa casera.

Ver también: Aprende a cultivar tomate en casa

El ajo

Este antiguo alimento medicinal, además de ser un aliño para potenciar el sabor, esconde muchas virtudes para la salud, en especial cuando lo consumimos crudo.

Entre sus beneficios podemos destacar que:

  • Mejora la circulación y la salud cardiovascular.
  • Depura el organismo de toxinas.
  • Nos protege ante los radicales libres.
  • Aumenta las defensas.
  • Nos aporta vitalidad.
  • Previene las enfermedades neurodegenerativas y el cáncer.

Existe una famosa y sorprendente cura tibetana del ajo para quienes quieran potenciar su efecto curativo.

Asimismo, las personas que lo digieren con dificultad pueden tomarlo en cápsulas.

En esta receta apenas lo cocinaremos para mantener sus propiedades intactas, pero sí reducir su intensidad y mejorar su digestión.

El pimiento rojo

pimientos

Las propiedades antioxidantes y anticancerígenas del pimiento rojo se deben, igual que en el tomate, a su contenido en licopeno. Además, son ricos en vitaminas del grupo B y vitamina C.

Uno de los tipos de cáncer sobre el que han demostrado una mayor acción preventiva es el de próstata. 

De la misma familia del pimiento rojo, la pimienta de cayena también tiene propiedades anticancerígenas, además de ser una especia picante muy depurativa.

La cúrcuma

La cúrcuma es uno de los alimentos más impresionantes que podemos encontrar, ya que es una especia muy antiinflamatoria, analgésica, antioxidante y anticancerígena.

Estas propiedades la convierten en un ingrediente imprescindible en la cocina, en todo tipo de recetas, tanto saladas (guisos, carnes, legumbres, pastas, arroces, etc.) como dulces (galletas, bizcochos, flanes, natillas…).

Además, la cúrcuma es un colorante alimentario natural y mucho más económico que el azafrán. Podemos usarla rallada fresca o en polvo.

Si la combinamos, además, con pimienta negra, mejoraremos su asimilación y potenciaremos sus beneficios.

Salsa de tomate casera

Salsa de tomate casera

Ingredientes

  • 6 tomates bien maduros (a ser posible, ecológicos)
  • 1 pimiento rojo
  • 4 dientes de ajo
  • Especias al gusto (cúrcuma, pimienta negra, pimienta de cayena…)
  • Una pizca de sal marina
  • Una pizca de azúcar integral de caña
  • Aceite de oliva virgen extra

Preparación

  • Picaremos bien el ajo y reservaremos.
  • Cortaremos el pimiento rojo a pequeños trozos y lo sofreiremos.
  • Mientras, lavaremos y pelaremos los tomates.
  • A continuación, los rallaremos o bien los batiremos. También podemos optar por machacarlos si preferimos que la salsa tenga trocitos de tomate.
  • En una cazuela pondremos el sofrito de pimiento y el tomate.
  • Lo pondremos a cocer a fuego lento y añadiremos las especias, la sal marina y el azúcar moreno.
  • Dejaremos que se cocine durante 45 minutos.
  • En el último minuto, justo al apagar el fuego, añadiremos los dientes de ajo picados.
  • Podemos volver a batir la salsa para que no haya trozos de pimiento y ajo, o bien dejarla así.
  • La probaremos y, si es necesario, añadiremos más sal.
  • Si queremos darle un toque personal, podemos añadirle otras hortalizas (cebolla, pimiento verde, calabacín, berenjena, etc.) y otras especias o plantas aromáticas (orégano, laurel, albahaca, comino, curry, etc.).
  • Dejaremos enfriar la salsa y ya estará lista para acompañar todo tipo de platos: arroz, pasta, hortalizas, rellenos, etc.

Te recomendamos leer: 8 beneficios de la cebolla poco conocidos

¿Cómo la conservamos?

  • Para conservarla podemos guardarla en frascos de cristal herméticamente cerrados.
  • En la nevera nos puede durar hasta una semana.
  • No obstante, si decidimos hacer más cantidad de una vez, podemos mantenerla en el congelador durante meses.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s