Trigo: Veneno en la Dieta

Estándar

Trigo: Veneno en la Dieta

por vidanaturalia.com

Se ha convertido en uno de los alimentos más consumidos del mundo y, sin embargo, cada vez más autores apuntan a un lado muy oscuro del trigo y sugieren que la intolerancia al gluten no es una respuesta anormal a un alimento saludable sino una respuesta saludable a un alimento inadecuado.

Trigo: Veneno en la Dieta

Algunos autores como Jean Seignalet o Felipe Hernández señalan el consumo regular de trigo como causante de numerosas enfermedades. La razón de que el trigo sea veneno en la dieta es la enorme transformación genética que ha sufrido y para la cual, nuestras enzimas no están preparadas.

Te explicamos por qué eliminar el trigo (y todos sus derivados) de la dieta es una buena idea y qué enfermedades causa. Enfermedades que suelen remitir en cuanto se deja de tomar.

Por qué el trigo actual es dañino

El trigo apareció hace unos 10.000 años, pero desde entonces hasta ahora, la cosa ha cambiado bastante:

    • Antiguamente se consumía trigo entero y crudo. Ancestralmente, el ser humano consumía el cereal entero y crudo. Aquel trigo contenía una capa exterior adicional rica en celulosa. Hoy en día, se separa el salvado del grano, para ofrecerlo como comida a los animales, con lo que se pierde esa capa exterior adicional. Además, el grano se consume cocido. Estos dos factores suponen un cambio importante en la estructura molecular del trigo.
    • Cambios genéticos en el trigo. La selección inicial y masiva, las hibridaciones, los trasplantes en nuevos medios y, muy especialmente, los OGM (Organismos Genéticamente Modificados)

Algunos autores como Seignalet, Burger o el español Felipe Hernández, coinciden en señalar que la estructura de algunas proteínas del trigo (y otros cereales como el centeno, la cebada o el maíz) han cambiado tanto que nuestras enzimas y mucinas del intestino no han tenido tiempo de adaptarse y, al no estar adaptadas, se revelan contra el consumo habitual de estas moléculas que les resultan extrañas, generando distintos tipos de enfermedades.

Enfermedades por consumo de trigo

Estos autores señalan al trigo y otros cereales como causantes, en numerosas ocasiones, de las enfermedades que veremos a continuación. Y señalan, además, que suelen remitir o reducirse considerablemente cuando se elimina por completo el trigo de la dieta (y todos los derivados, incluyendo el pan):

    • La poliartritis reumatoride suele remitir cuando se elimina el trigo y, si se reintroduce, la artritis aumenta en el 54% de los casos.
    • La esclerosis en placas, muy frecuentes entre los escandinavos.
    • La enfermedad celíaca y dermatitis herpetiforme son, según estos autores, la respuesta del organismo frente a una proteína que contiene el trigo, la cebado y el centeno y aseguran que, cuando se eliminan de la dieta, la curación es total.
    • Lo mismo ocurre con la migraña, la diabetes juvenil, las depresiones nerviosas, la enfermedad de Crohn y la esquizofrenia.

¿Y el pan?

Según el célebre Felipe Hernández, el pan de hoy no se parece en nada al pan de antaño y además, cuando se come en la comida, entorpece el proceso digestivo general. La dieta disociada considera inadecuada la mezcla de glúcidos almidonados como el pan con proteínas completas.

Estos autores aconsejan que, quienes sufran de las enfermedades anteriormente mencionadas, deberías suprimir completamente el pan (y cualquier derivado o producto elaborado con trigo) de la dieta.

Un buen sustituto del pan son las tortitas de arroz. Nosotras las tomamos, en sustitución del pan, desde hace tiempo y te aseguramos que cambiar la costumbre no cuesta nada, de hecho, son deliciosas y bastante más digestivas y livianas que el pan.

Los cereales adecuados

Según la teoría de estos autores, los cereales que sí podemos incluir en la dieta por su estructura molecular son:

    • Arroz

      El arroz tiende a recuperar su forma salvaje inicial y, por lo tanto, el arroz actual es muy parecido a su ancestro, lo cual permite que sea fácilmente metabolizado y reconocido por nuestras enzimas y mucinas intestinales. Por otra parte, no contiene gluten, problemática proteína que genera tantas intolerancias.

    • Trigo sarraceno

      A pesar de su nombre, el trigo sarraceno proviene de una familia diferente al trigo, es decir, no es trigo. Tampoco contiene gluten y es particularmente interesante para personas que padecen trastornos cardiovasculares.

    • Quinoa

      Parece ser que no hay constancia de que haya habido transformaciones genéticas en este cereal a lo largo de los tiempos. Además, según la NASA, la quinoa es uno de los cereales más perfectos nutritivamente hablando, pues contiene una cantidad y equilibrio de nutrientes que la hacen idónea para el ser humano.

    • Mijo

      Aunque Felipe Hernández no incluye el mijo en lo que él llama el “trío de ases”, sí lo menciona como un cereal interesante para consumir con moderación, al igual que la avena.

Algunos datos y estudios interesantes sobre el trigo

    • Un estudio del Instituto Mario Negri para la Investigación Farmacológica en Italia publicado en 2007 en International Journal of Cáncer relaciona el consumo de pan con el riesgo de sufrir cáncer de riñón (94% más de probabilidades).
    • Otro estudio publicado en Gut en 2007 sugiere que el gluten tiene un efecto nocivo como parte de la respuesta inmune natural en todos los individuos (no solo en celíacos).
    • Cada vez más profesionales opinan que la intolerancia al gluten no es una respuesta inadecuada del organismo ante un alimento saludable, sino todo lo contrario: una respuesta saludable ante un alimento inadecuado.
    • Distintas investigaciones hablan de la gliacina del trigo como causante de la hiperpermeabilidad intestinal (algo que puede terminar causando todo tipo de disfunciones en el organismo).
    • Algunos autores como John B. Symes aseguran que el alto contenido del trigo en los aminoácidos no esenciales ácido glutámico y ácido aspártico pueden ser neurotóxicos y causantes de la relación entre el consumo de trigo y enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer, esclerosis múltiple, hiperactividad, epilepsia o migrañas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s