El Campo – Entrevista a Lynne McTaggart

Estándar

Lynne McTaggart es periodista y escritora. Su libro The Field (El Campo – Ed. Sirio) recogía muchos experimentos llevados a cabo por científicos en el ámbito de la física cuántica que demostraban que la mente tiene poder para afectar la realidad de modos insospechados hasta el momento. Este libro la propulsó a la fama e hizo de Lynne McTaggart una conferenciante de prestigio internacional. Hablamos con ella sobre la naturaleza del campo cuántico y las repercusiones que esta nueva física se espera va a tener.

Usted ha dicho que empezó su camino “enfermando”. ¿Nos lo puede explicar?

A mediados de los 80 desarrollé una enfermedad que ningún doctor convencional o terapeuta alternativo parecía ser capaz de diagnosticar. Muchos sistemas de mi organismo parecían estar mal. Después de consultar todo tipo de sanadores, desde médicos ortodoxos hasta los terapeutas más alternativos, me di cuenta de que si quería curarme tendría que hacerme cargo del proceso yo misma. Investigué lo que creía que padecía y entonces busqué a la persona adecuada para sanarme. Acabé en la consulta del principal pionero del Reino Unido en medicina nutricional. Mi curación, que requirió alrededor de un año, fue una experiencia embriagadora, ya que este doctor me trató como a un compañero en el proceso. Yo estaba segura de que hacerme cargo de mi salud era primordial para el proceso de recuperación. Después de que mi salud quedó restablecida, mi marido y yo decidimos empezar a publicar What Doctors Don’t Tell You (Lo que los médicos no te dicen), para que otras personas pudieran tomar decisiones con conocimiento de causa y tener control sobre su propia salud, como había hecho yo.

¿Cuál es el propósito de esta publicación?

What Doctors Don’t Tell You, o WDDTY, como se le conoce ahora, es un boletín informativo mensual que informa a los pacientes sobre los riesgos y beneficios de los tratamientos tanto convencionales como alternativos. Investigamos todos los estudios médicos sobre determinados tratamientos ortodoxos y exponemos los riesgos y peligros reales de los tratamientos convencionales.

Esencialmente, ¿qué es “lo que no nos dicen los médicos”?

Los médicos no nos informan de los verdaderos riesgos de la medicina moderna. Privadamente, en sus publicaciones especializadas, discuten la inefectividad y los peligros de muchos tratamientos, pero esa información nunca se filtra al público. En nuestro boletín hacemos que esas conversaciones privadas sean públicas.

¿Puede usted entender los entresijos de los razonamientos científicos?

Hemos estado estudiando investigaciones médicas durante 20 años. En estos momentos nos podemos considerar bastante expertos en descifrar información médica. Cuando he estado en programas televisivos debatiendo con médicos, a menudo ha resultado que yo tengo información más actualizada que ellos sobre algún tratamiento en concreto, sobre todo debido a que leemos bibliografía médica cada semana. Es nuestro trabajo.

Su libro El Campo es un icono dentro de la literatura científica de divulgación. ¿Cuál es la relación existente entre el Campo Punto Cero y la física cuántica?

El Campo Punto Cero es un descubrimiento de los físicos cuánticos. Tiene que ver con un elemento de la física cuántica. Se trata del extraordinario campo cuántico generado por el ir y venir ininterrumpido de la energía entre las partículas subatómicas. “El matemático inglés Paul Dirac, un artífice de la teoría del campo cuántico, fue el primero en postular que no existe la nada o el espacio vacío. Incluso si sacáramos toda la materia y energía del Universo y examináramos todo el espacio ‘vacío’ entre las estrellas, descubriríamos un mundo repleto de actividad subatómica. “En el mundo de la física clásica, un campo es un área de influencia en el que dos o más puntos están conectados por una fuerza, como la gravedad o el electromagnetismo. Sin embargo, en el mundo de las partículas cuánticas los campos se crean por intercambios de energía. Según el principio de incertidumbre de Heisenberg, una de las razones por las que las partículas cuánticas son, en última instancia, imposibles de estudiar es porque su energía siempre se está redistribuyendo a través de un patrón dinámico.

¿Cuál es la naturaleza de estas partículas?

Aunque a menudo se las describe como pequeñas bolas de billar, las partículas subatómicas se parecen más a pequeños paquetes de ondas vibratorias que pasan energía hacia adelante y hacia atrás, como si se tratara de un partido interminable de baloncesto. Todas las partículas elementales interactúan entre ellas intercambiando energía a través de lo que se consideran partículas cuánticas temporales o ‘virtuales’. Parecen surgir de ningún sitio, combinándose y aniquilándose unas a otras en menos de un instante, causando fluctuaciones aleatorias de energía sin una causa aparente. Las partículas virtuales, o estados de energía negativos, no adoptan forman física, por lo que de hecho no las podemos observar. Incluso las partículas ‘reales’ no son más que un pequeño nódulo de energía que emerge brevemente y desaparece, volviendo al campo energético subyacente. “Estos movimientos de energía hacia adelante y hacia atrás, que dan lugar a un estado de energía extraordinariamente grande, se conocen como el Campo Punto Cero.

¿Por qué este nombre?

El campo se llama ‘Punto Cero’ porque incluso a temperaturas de cero absoluto, cuando toda materia en teoría debería dejar de moverse, estas pequeñas fluctuaciones siguen siendo detectables. Incluso en el lugar más frío del Universo la materia subatómica nunca está parada, sino que siempre lleva a cabo este pequeño tango energético.

¿Es el Campo Punto Cero un banco de memoria universal?

Físicos como el estadounidense Hal Puthoff han postulado que el Campo Punto Cero es como un universo de sombras, un banco de memoria universal de todo lo que ha ocurrido a lo largo de los tiempos. Si toda la materia del Universo interactúa con el Campo Punto Cero, significa que toda la materia está interconectada y potencialmente entretejida por el cosmos a través de las ondas cuánticas.

¿Cuál es la repercusión de esto?

Si nosotros y todo el espacio vacío somos una masa entretejida, debemos estar estableciendo conexiones invisibles con cosas distantes de nosotros. Reconocer la existencia del Campo Punto Cero y el entramado ofrece una explicación plausible de por qué las señales generadas por el poder del pensamiento pueden ser recibidas por alguien a miles de kilómetros.

El Campo Punto Cero ¿puede facilitar la aceptación científica de la posibilidad de que continúe la vida tras la muerte del cuerpo físico?

Como sabemos que todo lo vivo, en su base más elemental, son simplemente pequeños nódulos de energía interactuando con el Campo Punto Cero, sería razonable pensar que cuando morimos nuestro nódulo de energía diferenciado simplemente vuelve al Campo. El Campo Punto Cero da a los científicos un mecanismo para explicar la vida después de la muerte. La evidencia más convincente de ello está relacionada con el trabajo de Pim von Lommel, un cardiólogo holandés que catalogó las experiencias de muchos pacientes con enfermedades cardíacas que habían estado conscientes mientras se encontraban clínicamente ‘muertos’. Un estudio sobre sus pacientes fue publicado en el Lancet.

El Campo Punto Cero ¿hace comprensible la experiencia de los místicos, cuando afirman sentir y saber que Todo Es Uno?

Sí; nos ofrece una validación científica de muchos de los mitos y religiones en que han creído los humanos desde el principio de los tiempos, pero que hasta ahora solo se apoyaban en la fe. Y de las ideas mantenidas por los místicos durante siglos de que todos somos uno.

¿Qué ocurre en el Campo cuando meditamos o cuando rezamos?

Creo que nuestra consciencia pierde su individualidad y sentimos esa unidad con todas las cosas. Llegamos a acariciar la superficie del Campo.

La física cuántica ¿nos invita a redefinir la relación de la humanidad con Dios?

El Campo Punto Cero no destruye la idea de Dios, sino que por primera vez prueba Su existencia al demostrar que una consciencia colectiva más elevada es parte de nosotros. Redefine nuestra relación con Dios porque nos invita a entender a Dios como un Campo del que somos parte intrínseca. Dios no es ‘el otro’ (el hombre mayor de barba blanca sentado en una nube, juzgándonos). Dios somos nosotros (y todo lo demás que hay en el Universo). Creo que la existencia del Campo Punto Cero pone fin al dualismo. Ya no hay necesidad de tener dos verdades (la de la ciencia y la de la religión). Ahora puede haber una visión unificada del mundo.

¿Cuáles son los descubrimientos que Vd. considera más significativos en la nueva física?

La no-localización y la ‘superposición’ cuántica. Los pioneros de la cuántica Neils Bohr y Werner Heisenberg se dieron cuenta de que cada partícula subatómica no es una cosa sólida y estable, sino que existe simplemente como un potencial de cualquiera de sus futuras versiones. Esto se conoce en términos físicos como ‘superposición’, o suma de todas las probabilidades; es como una persona mirándose en una sala de espejos. “Una de sus conclusiones se refería a la noción de ‘indeterminación’; es decir, que no se puede obtener toda la información sobre una partícula subatómica al mismo tiempo. Si obtienes información sobre dónde está, por ejemplo, no puedes calcular al mismo tiempo exactamente adónde va o a qué velocidad. Hablaban de una partícula cuántica por un lado como una partícula (una cosa solidificada, establecida) y por otro como una ‘función de onda’ (una vasta región de espacio y tiempo, en la cual la partícula podía ocupar cualquier rincón). Es parecido a describir a una persona como si abarcara la calle entera donde vive. “Sus conclusiones sugieren que, a su nivel más elemental, la materia física no es sólida y estable; en realidad no es ninguna cosa aún. La realidad subatómica no tiene nada que ver con el estado sólido y fiable descrito por la ciencia clásica, sino con unas perspectivas efímeras de opciones aparentemente infinitas. “A nivel cuántico la realidad es parecida a la gelatina sin cuajar. “Los pioneros de la cuántica también descubrieron la no-localización; esto es, la asombrosa habilidad de las partículas cuánticas para influirse entre ellas a pesar de la ausencia de aquello que los físicos consideran responsable de ejercer influencia, como un intercambio de fuerza ocurriendo a una velocidad finita. Una vez en contacto, las partículas conservaban una inquietante influencia remota entre ellas. Las acciones (por ejemplo, la orientación magnética) de una partícula subatómica instantáneamente influían a la otra, sin que la distancia de separación importara.

¿Por qué son tan importantes estos descubrimientos?

Las teorías cuánticas desarrolladas por Bohr, Heisenberg y muchos otros hacen tambalear la base misma de la visión newtoniana de la materia como algo diferenciado e independiente. Nos dicen 1) que todo está conectado; 2) que nada tiene significado aisladamente, sino únicamente dentro de una red de interrelaciones dinámicas; y 3) que la realidad es mutable (es decir, que algo como la intención humana puede cambiarla).

Por lo visto, existen evidencias de que desde el presente se puede influir sobre el pasado y el futuro. ¿Llegaremos a viajar en el tiempo?

Posiblemente. No hay leyes físicas que parezcan limitarlo.

A los científicos les encanta reducirlo todo a ecuaciones. ¿Puede explicarse la realidad a través de ellas? –Yo no creo que la realidad se pueda reducir a una ecuación, pero si tuviéramos que dar una tendría que ser esta: H= Σi (h Ω i /2) (n i +1/2). Es la ecuación del Campo Punto Cero.

Los conocimientos que tenemos acerca del Campo Punto Cero ¿deberían hacernos sentir más responsables acerca de lo que pensamos, sentimos y hacemos?

La existencia del Campo Punto Cero sugiere que todas nuestras acciones y pensamientos se pueden sentir y oír, en todas partes. Así que en este sentido tenemos que considerarnos a nosotros mismos como algo más que una entidad con límites sólidos que no afecta a nada más. –Háblenos sobre algunas de las aplicaciones prácticas que se esperan del desarrollo de la física cuántica.

Viajes a galaxias lejanas, diagnóstico de enfermedades y medicina, mayor comprensión de los extraordinarios efectos de la curación y la comunicación a distancia, verificación de lo llamado ‘paranormal’.

Usted hace hincapié en la importancia de la intención; incluso ha publicado, después de El Campo, un libro titulado The Intention Experiment (El Experimento de la Intención – Ed. Sirio). ¿Qué nos dice, a grandes rasgos, en este libro?

El libro trata sobre el hecho de que un pensamiento es algo con la capacidad de cambiar la materia física. El Experimento de la Intención está en marcha a través de nuestra web, donde invito a mis lectores a que participen en los mayores experimentos llevados a cabo en la Historia acerca de la influencia de la mente sobre la materia. Nuestros objetivos son filantrópicos y también intentamos curar a gente. Hasta el momento hemos hecho 16 experimentos y hemos obtenido resultados positivos en 14 de ellos. Ya tenemos muestras de que la intención puede reducir el conflicto, aumentar el crecimiento de las plantas y cambiar las propiedades del agua.

Entrevista por Francesc Prims

http://www.concienciasinfronteras.com/PAGINAS/CONCIENCIA/Athanor_Mctaggart_campo.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s