VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA HUECA

Estándar

VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA HUECA

Mapa-del-mundo-interior-en-The-Goddess-of-Atvatabar-de-William-Bradshaw,-1892.-Autor-C.-Durand-Chapman-(DP)

La historia de la ciencia abunda en revoluciones copernicanas que han derribado a martillazos lo que se percibía como verdades inmutables. En enero de 2014, el astrofísico Hans Neige blandió de nuevo el martillo al publicar un extenso artículo en Scientific American, barajando varias hipótesis sobre la formación planetaria y decantándose por el modelo de planetas toroidales huecos… Es decir, con una corteza relativamente ancha y aberturas en los polos, un espacio vacío en su parte media y un sólido radiante en el núcleo asimilable a una protoestrella. Este modelo coincide prodigiosamente con el modelo cosmológico de la Tierra Hueca, que se ha movido hasta ahora en los márgenes de la comunidad científica y que no tardará en volver al primer plano de la actualidad, si no lo ha hecho ya en el momento de publicarse este texto. Es pues un momento único para derribar aquí en Jot Down el mayor mito de todos: que la Tierra sea un esferoide sólido.

A través de los agujeros de Symmes

El concepto de una tierra subterránea, sea en la forma de un «continente perdido» interior o una Tierra Hueca de algún tipo, ha aparecido en la mitología y folclore de prácticamente todas las culturas. A menudo se sitúa allí el Reino de los Muertos, desde el Hades griego al Infierno cristiano o el Svartálfaheimr nórdico. Especialmente interesantes son las creencias del budismo tibetano, según las que existe un enorme reino subterráneo llamado Agartha, al que puede accederse desde entradas secretas repartidas por todo el planeta, y en cuya capital Shambala gobierna el Rey oculto del mundo. Y como suele ocurrir, la mitología esconde fragmentos de una verdad física subyacente.

A principios del siglo XIX, un capitán del ejército estadounidense y astrónomo aficionado llamado John Cleves Symmes empezó a preguntarse si sería posible que viviéramos en un planeta hueco. Le inspiró esa idea una lectura atenta de sir Edmund Halley (sí, el astrónomo que dio nombre al cometa), que escribió largo y tendido sobre la hipótesis de que existen cinco esferas concéntricas en el interior del planeta, cada una de ellas capaz de albergar vida y dotada de una atmósfera progresivamente más luminosa, causante de las auroras boreales. Los cálculos de Symmes redujeron esas cinco esferas internas a cuatro y estimaron las dimensiones del planeta: unos 1300 km de grosor para la capa externa, y dos aperturas polares de 2300 km de diámetro, bautizadas popularmente como agujeros de Symmes.

Su hipótesis creó una enorme controversia en la época. Para comprobar sus teorías, Symmes trató de organizar una expedición al polo norte, logrando el apoyo explícito del presidente de los EE. UU., John Quincy Adams. Por desgracia, la elección de un nuevo presidente detuvo bruscamente el proyecto por motivos que nunca han quedado demasiado claros. Expediciones subsiguientes no encontraron las aberturas previstas, pero por buenos motivos: como han comprobado investigadores como el húngaro Yann Zăpadă, las anomalías magnéticas en la cercanía de los polos son suficientemente potentes como para confundir las brújulas y aparatos de navegación de los exploradores, proporcionando lecturas falsas.

La teoría de Symmes fue desarrollada en muchos ensayos posteriores, como La hipótesis de las esferas deMcBride (1826) o The Hollow Globe de W. F. Lyons (1868). En 1913 Marshall Gardner publicó Viaje al interior del planeta y patentó un globo terráqueo que mostraba la Tierra Hueca en todo su esplendor. La idea de que podrían aprovecharse aperturas similares a las de los polos para entrar en un continente subterráneo inspiró novelas deEdgar Rice BurroughsEdgar Allan Poe o, por supuesto, El viaje al centro de la Tierra de Jules Verne, que va a comprobarse visionario.

Redescubriendo la Hohlweltlehre

En 1926, el famoso almirante Richard E. Byrd, de la Marina de los Estados Unidos, se convirtió en la primera persona en sobrevolar el polo norte, y tres años más tarde el sur. En su cuaderno de vuelo dejó anotaciones un tanto extrañas, describiendo no las gigantescas aperturas predichas por Symmes pero sí unos enormes cráteres de origen incierto en cuyo fondo se vislumbraban destellos verdosos. Los detalles fueron considerados confidenciales y por un buen motivo: la ascensión de los nazis al poder en Alemania y su nunca bien explicada ansia por las exploraciones polares.

Es bien conocido que tanto Adolf Hitler como varios de sus asesores más cercanos estaban muy interesados en las tradiciones místicas orientales, en particular la existencia del reino subterráneo de Agartha como capital de la Tierra Hueca o Hohlweltlehre. Es difícil saber hasta qué punto la jerarquía nazi consideraba como cierta esta teoría, pero hay constancia al menos de una operación militar que trató de obtener una ventaja estratégica de una variante de la hipótesis de la Tierra Hueca: la de la Tierra Invertida. Según esta teoría, vivimos en realidad en el interior del globo terráqueo hueco, y lo que percibimos como gravedad no es más que la fuerza centrífuga provocada por la rotación terrestre. Las estrellas son fragmentos de hielo centelleante suspendidos a gran altura en el aire, y la existencia del día y la noche se explica por la rotación de un sol central que, como un foco, tiene una parte luminosa y otra oscura. El alquimista de Utica que concibió esta teoría en el siglo XIX se llamaba Cyrus Teed, aunque se cambió el nombre por Koresh y fundó una secta… Pero esa es otra historia y será contada en otra ocasión. Volviendo a los nazis: un alto cargo del partido, seguidor de la teoría de la Tierra Invertida, convenció a Hitler de que enviara una expedición científica a cargo del doctor Heinz Fischer. Su objetivo sería espiar a la flota aliada desde la isla báltica de Rugen empleando una potente cámara telescópica, pero no apuntada hacia el océano sino hacia los cielos… Si Koresh hubiera estado en lo cierto, eso hubiera permitido observar el océano Atlántico y por ende la posición exacta de la flota. El inevitable fracaso subsiguiente fue achacado por Fischer a imperfecciones de la cámara, no a su modelo cosmológico.

De todas formas la creencia en alguna forma de Hohlweltlehre no terminó allí, y una de las muchas leyendas que rodean el fin de la II Guerra Mundial sostiene que Hitler no murió en Berlín, sino que escapó en un vuelo dirigido a la apertura antártica de la Tierra Hueca, donde se refugió junto a dos mil científicos y militares alemanes e italianos. Si la película Iron Sky imagina a los nazis habitando la Luna, otros los imaginan refugiados en el subsuelo.

Tras la guerra, en 1947, el almirante Byrd fue enviado de nuevo en misiones de reconocimiento aéreo a los polos. Como explica Raymond Bernard en The Hollow Earth (1979), ni Byrd ni ningún piloto han sobrevolado realmente el centro de ninguno de los polos: engañados por sus brújulas pueden creer que lo sobrevuelan, cuando en realidad están rotando sobre su borde magnético. El propio almirante Byrd lo reconoció en sus Diarios: «me encantaría contemplar la tierra más allá del Polo, esa área que podríamos llamar la Gran Desconocida».

En varias expediciones marítimas árticas (y, en algún caso, antárticas), se han registrado informes de aumento de la temperatura ambiente en la cercanía de los polos, en lugar de un enfriamiento progresivo como sería esperable. En 1892 el doctor Fridtjof Nansen diseñó su propio navío, el Fram, para explorar el polo norte. Durante su viaje se encontró con vientos cálidos procedentes del norte y restos recientes de madera de deriva, a pesar de la ausencia de árboles en cientos de kilómetros a la redonda. En 2007, el biólogo Ianto Schnee tomó abundantes muestras de agua del océano Ártico y encontró restos frescos de semillas, hojas e incluso flores propias de climas cálidos. En el mismo viaje analizó varios icebergs, confirmando que incluso los más gigantescos están compuestos de agua dulce y no salada, a pesar de la escasez de precipitaciones de lluvia o nieve en las regiones polares. Además, encontró restos de tierra, polvo y polen rojizo en dos de estos icebergs, sin que se localizara ninguna vegetación cercana. Todas estas anomalías pueden explicarse mediante la existencia de géiseres de agua templada procedentes de los ríos subterráneos de la Hohlweltlehre, que arrastran restos de la vegetación intraterrestre…

Una verdad más profunda

Un giro copernicano de esta magnitud levanta por supuesto muchísimas preguntas, no todas ellas al alcance del poco espacio de que dispongo en este texto. Por ejemplo: ¿dónde se encuentra el centro de gravedad de la Tierra Hueca? Obviamente, y como calculó con precisión el topólogo Jean Kar, se encuentra distribuido esféricamente en el centro de la corteza externa planetaria, ejerciendo su atracción tanto hacia la superficie interior como la exterior. Eso permitiría a los hipotéticos habitantes del interior de la Tierra Hueca experimentar una gravedad similar a la nuestra, y sitúa a seiscientos kilómetros de profundidad un disco de gravedad cero que…

Bueno, supongo que ya es suficiente. No, no creo que la Tierra sea físicamente hueca, y el artículo de Hans Neige en Scientific American con el que abría este texto me lo he inventado sobre la marcha. No es que estuviera intentando colar un Orson Welles/Guerra de los mundos o un Évole/23-F, sino que me interesaba ver qué ocurriría al llevar hasta las últimas consecuencias una idea que contradijera no solo el consenso científico actual sino también lo que damos por hecho sobre la estructura del mundo en que vivimos. Cuando me pica la curiosidad por una cuestión cualquiera, especialmente si alguna polémica la rodea, me gusta buscar primero argumentación que defienda la postura más inverosímil, políticamente incorrecta, improbable o incluso aparentemente absurda. No solo es un ejercicio mental fantástico, sino que ayuda a mantener el espíritu crítico y la mente abierta a cualquier hipótesis, por antiintuitiva que pueda parecer al primer vistazo.

Hay un capítulo muy bueno en El péndulo de Foucault, probablemente mi novela favorita, sobre cómo Agliè, uno de los protagonistas, reconoce píldoras de verdad en los lugares más insospechados, tanto en la antigua sabiduría mística como en el conocimiento científico más actual. Siempre he preferido esta actitud frente a la de quienes desprecian despectivamente a quienes sostienen visiones del mundo diferentes a las propias. Cuando lo hace un conspiranoico suele resultar irritante: a nadie le gusta que le griten a la oreja «¡despierta, oveja crédula!», en particular si lo que viene tras la imprecación es una sarta de tonterías a medio cocinar aceptadas acríticamente. También me disgusta quien emplea la deshonestidad intelectual para vender una presunta conspiración que encubra en realidad motivos espurios, políticos o de ganancia personal (véase el turbio afán deLuis del Pino con el 11M, por ejemplo).

Pero cuando quien se enroca en verdades absolutas se escuda para ello en una visión de la ciencia carente de imaginación o valentía, resulta muchísimo más molesto. Sostener que algo es evidente o autoexplicativo, o no molestarse siquiera en razonar los motivos de su falsedad, es en el fondo una indigesta mezcla de pereza argumentativa y matonismo intelectual. Y cuando me cruzo con alguien que usa la ciencia o su visión miope de la misma para mirar con desprecio y por encima del hombro a un creyente en la Tierra Hueca, la conspiración del HAARP o los ovnis, lo que me pide el cuerpo es espetarle: «tal vez lo que dice no es científicamente exacto, pero puede que en su error haya un razonamiento con mérito, una metáfora de una realidad más profunda o incluso un fragmento de verdad que tú hayas pasado por alto». So gilipollas, añado generalmente en voz baja. 

Dicho de otro modo: evidentemente no creo que la Tierra sea físicamente hueca (la propagación de las ondas sísmicas prueba lo contrario), pero me encanta sopesar esa idea como metáfora, del mismo modo que Venus es a la vez, de forma muy afortunada, un símbolo del amor y un planeta rebosante de ácido sulfúrico. ¿Qué representaría pues la Tierra Hueca con su Sol interno en el mundo de los símbolos, en la Inmateria colectiva que tan bien describió Alan Moore en Promethea? ¿Los reyes de Agartha son los guías de nuestra sabiduría interior, oculta frecuentemente a nuestros propios ojos? ¿Muestra la Tierra Hueca la idea de que todos tenemos un centro cálido y luminoso, que ilumina una rica vida interior de la que no somos plenamente conscientes? ¿Qué criaturas inimaginables se ocultan en las selvas de nuestro corazón?

Pensando en este tipo de cosas me despido con un par de aclaraciones finales tal vez innecesarias: ya sé que si los icebergs contienen agua dulce en lugar de salada es por la estructura atómica de los cristales de hielo, sin espacio para partículas de sal. Lo mismo respecto a las otras inexactitudes científicas e históricas con que he trufado la primera parte de este texto. Y si alguien desea buscar más información sobre alguno de los nombres que aparecen en el artículo, debería tener en cuenta que cada vez que he querido inventarme un autor para dar más empaque a una afirmación sacada de la manga he recurrido a Jean Kar, Ianto Schnee, Hans Neige o YannZăpadă… Es decir,«Jon Nieve» escrito en diferentes idiomas. Y es que no he podido resistirme a la tentación de llevar Juego de Tronos al centro de la Tierra.

http://www.jotdown.es/2014/04/viaje-al-centro-de-la-tierra-hueca/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s